Síguenos

problema de los coches eléctricos
06Nov, 21 06/11/2021Coches Eléctricos

Mientras los líderes mundiales se reúnen en Glasgow para abordar la crisis climática en la COP26, analizamos el problema de los coches eléctricos en el camino hacia nuestro futuro “totalmente eléctrico”.
El Gobierno ha trazado una línea en la arena. En 2035 ya no se podrá comprar un coche nuevo que funcione únicamente con gasolina o diésel. Los híbridos podrán seguir vendiéndose, pero tendrán que ser capaces de recorrer una distancia considerable sólo con energía eléctrica.

Aunque la prohibición parecía casi imposible de aplicar cuando se anunció en noviembre de 2020, las cosas están cambiando rápidamente. Se está mejorando la infraestructura y se están introduciendo nuevos modelos eléctricos en un esfuerzo por hacer que los VE sean más atractivos para los compradores.

El problema de los coches eléctricos, su recarga

El Gobierno consulta sobre la disponibilidad y accesibilidad de los puntos de recarga para coches eléctricos
Pero todavía hay muchas dudas sobre lo que pasará después. Los posibles propietarios necesitan estar tranquilos antes de invertir en un eléctrico: una encuesta de RAC publicada en septiembre mostró que el 90% de los compradores de coches siguen teniendo la intención de que su próximo coche sea de gasolina, diésel o híbrido.

¿Qué hará falta para que cambien de opinión en los próximos ocho años y se pasen a los eléctricos de buen grado? Analizamos las grandes preguntas y los posibles baches en el camino hacia 2035.

¿Dónde cargaremos nuestros coches?

Enchufar el coche en casa o en el trabajo es muy cómodo, pero para algunos es sencillamente imposible. En las zonas urbanas, el aparcamiento fuera de la calle es un auténtico lujo.

Es poco probable que se produzca una enorme inversión para la instalación de infraestructuras de recarga en la via publica porque el gobierno no ofrece subvenciones para la recarga en la calle.

Por suerte, la tecnología y el ingenio están acudiendo al rescate. Las baterías más grandes hacen que los conductores no tengan que cargar todos los días, ni siquiera todas las semanas.

Cuando necesiten conectarse, los conductores deberían poder acceder a una toma de corriente incorporada en un poste de luz, un bordillo o incluso una vieja cabina telefónica para mantener bajos los costes, el impacto visual y la obstrucción de los peatones. Ubitricity, ahora propiedad de Shell, es pionera en este tipo de puntos y ya es la mayor red pública de recarga de vehículos eléctricos del Reino Unido, con más de 2.700 cargadores.

También se ha producido un auge de los puntos de carga compartidos, en los que los propietarios de vehículos eléctricos que disponen de aparcamiento fuera de la vía pública ofrecen sus cargadores domésticos a otros conductores a cambio de una tarifa, a través de una aplicación como Co Charger. Esta aplicación cuenta ya con 5.000 miembros y crece a un ritmo del 28% mensual.

Los últimos vehículos eléctricos ofrecen otra alternativa: la recarga rápida, similar a la de una gasolinera. Para los conductores que viven en la ciudad, puede ser un cargador rápido de corriente continua en un supermercado, un restaurante o incluso al lado de la carretera.

¿Podrá la red hacer frente a esta situación?

Si de repente todos nos pasamos a los coches eléctricos, parece evidente que la demanda de electricidad se disparará. ¿Seguro que la infraestructura existente se derrumbará y habrá apagones a causa de este problema de los coches eléctricos?

Graeme Cooper, Director de Descarbonización del Transporte de National Grid, dice que no hay que preocuparse: “Definitivamente hay suficiente energía y la red puede hacer frente a ella fácilmente”, afirma. “El crecimiento de las energías renovables y la medición inteligente la harán más eficiente”.


“Llevamos tiempo discutiendo la mejor manera de trabajar para el cambio del transporte ecológico con el gobierno, las compañías de distribución de electricidad, los operadores de estaciones de servicio y los proveedores de puntos de carga“.

Graeme también explica que los vehículos eléctricos suelen cargarse por la noche, cuando hay poca demanda de energía, pero las centrales eléctricas y los aerogeneradores siguen funcionando. “Los cargadores inteligentes que animan a los consumidores a cargar fuera de las horas punta jugarán un papel clave, permitiendo a los conductores acceder a la energía más barata y limpia.”

Los propietarios de vehículos eléctricos pueden contribuir a equilibrar la demanda en la red e incluso ganar dinero comprando energía para cargarla cuando es barata y vendiéndola después cuando hay picos de demanda local. En el Reino Unido se están llevando a cabo varios programas piloto para probar estos sistemas Vehicle to Grid (V2G).

¿Será más barato comprar un coche eléctrico?

Otro problema de los coches eléctricos es su precio, la parte más cara de un vehículo eléctrico es la batería, pero los costes están bajando rápidamente y las capacidades están aumentando. Como es habitual, Tesla está a la vanguardia e impulsando la tecnología. La empresa ha anunciado que su nueva célula de batería, llamada 4680, dará un 16% más de autonomía y costará un 56% menos que las actuales baterías de Tesla. Está previsto que llegue en 2023.

Esta nueva tecnología se corresponderá con un aumento del coste de los coches de propulsión convencional, lo que significará que los vehículos eléctricos y los modelos con motor de combustión interna pronto tendrán el mismo precio. “Cada mes vemos que los vehículos eléctricos ocupan una mayor parte del mercado global”, afirma Paul Willcox, director general de Vauxhall.

“Está claro que la gente está comprendiendo que un VE no sólo satisface sus necesidades de conducción, sino que también tiene sentido desde el punto de vista económico. El argumento económico será cada vez más convincente, ya que los coches con motor de combustión interna se enfrentarán a un aumento significativo de los costes, ya que la tecnología necesaria para cumplir la legislación sobre emisiones será cada vez mayor. Esto alcanzará su punto álgido en torno a 2025, con la introducción de las normas Euro VII, más estrictas”, ¿sera en este punto cuando el problema de los coches eléctricos ya no sea un problema como tal?

¿Continuarán las ayudas e incentivos?

En el momento de escribir estas líneas, el Gobierno concede una subvención de hasta 7.000 euros para los coches eléctricos a través del Plan MOVES III. Pero la subvención se ha ido agotando en algunas comunidades autónomas.

Paul Willcox, de Opel, cree que las ayudas siguen siendo necesarias: “Necesitamos que el Gobierno siga aplicando políticas para que la compra de un VE sea una decisión obvia. Esto incluye la simplificación del funcionamiento de un VE, así como el mantenimiento de los incentivos, a través de políticas fiscales inteligentes, para animar a más personas a dar el paso desde un vehículo ICE”.

¿Son realmente ecológicos los coches eléctricos?

Cualquier debate en las redes sociales sobre los beneficios medioambientales de los coches eléctricos mencionará inevitablemente la “huella” de la producción de la batería de un vehículo o cuestionará cómo se genera la electricidad que lo carga, lo cual agrava el problema de los coches eléctricos y su aceptación. Pero los expertos coinciden en que los VE son mejores para el medio ambiente y mejoran la calidad del aire en las zonas urbanas.

El informe del gobierno británico The Road to Zero dice: “Los vehículos eléctricos tienen unas emisiones de gases de efecto invernadero sustancialmente inferiores a las de los vehículos convencionales, incluso si se tiene en cuenta la electricidad utilizada para la producción de las baterías”. Greenpeace está de acuerdo, informando de que: “… la realidad es que un coche eléctrico tiene aproximadamente la mitad de impacto climático durante su vida útil en comparación con un coche medio”.

¿Y la producción de baterías?

Se rumorea que los metales preciosos utilizados en las baterías se extraen con técnicas perjudiciales para el planeta e incluso para los derechos humanos. Los mayores problemas se centran en el litio y el cobalto, sustancias que actualmente forman parte esencial de las baterías de los coches y de otros miles de aparatos que funcionan con pilas.

Las empresas automovilísticas prestan, con razón, mucha atención a la procedencia de estos metales en la cadena de suministro. BMW, por ejemplo, obtiene su litio de minas australianas y ahora está ampliando su base de proveedores para conseguir litio de Argentina, donde la materia prima se obtiene de la salmuera de los lagos salados. Incluso hay una empresa que planea extraer litio en Cornualles.

Pero en última instancia, los fabricantes de automóviles quieren minimizar el uso de estos metales preciosos en las baterías, simplemente porque son muy caros. Los científicos están trabajando en formas de minimizar o incluso sustituir el litio y el cobalto, con tecnologías de baterías futuras como las de iones de sodio, que parecen prometedoras.

¿Qué pasa con las baterías cuando se desguaza el coche?

Otro problema de los coches eléctricos es el reciclaje de baterías, las baterías de los coches son demasiado útiles como para desperdiciarlas tirándolas. Incluso después de una década de uso, el paquete medio seguirá teniendo capacidad suficiente para hacer funcionar una casa media durante varios días con una sola carga. Esto significa que hay una gran demanda de baterías de coche usadas para almacenar energía y ayudar a equilibrar la red eléctrica cuando se utilizan fuentes de energía renovables.

Ya se han puesto en marcha varios proyectos piloto que capturan el exceso de energía eólica y solar antes de inyectarla en la red en momentos de gran demanda.

Esta “segunda vida” significa que se espera que las baterías tengan otra década de uso antes de ser recicladas para recuperar los metales preciosos.

¿Es el hidrógeno un camino mejor?

Hay un gran debate sobre si nos estamos equivocando de caballo con los vehículos eléctricos de batería y si el futuro está realmente en el hidrógeno. Este gas puede extraerse haciendo pasar electricidad por agua. A continuación, puede quemarse como un combustible convencional o utilizarse en una pila de combustible para crear electricidad que alimente los motores eléctricos.

Repostar un coche de pila de combustible es rápido y la autonomía suele ser mayor que la de un coche eléctrico: un Toyota Mirai, por ejemplo, puede recorrer 643 km con un depósito.

Pero hay varias desventajas. La primera se refiere a la infraestructura: actualmente hay pocas estaciones de servicio de acceso público y su construcción es costosa. El segundo es la eficiencia: utilizar la electricidad para fabricar hidrógeno y volver a convertirlo en electricidad es un proceso mucho menos eficiente que cargar una batería de la red.

Pero mucha gente cree que el hidrógeno seguirá teniendo un lugar. Andy Palmer es el ex jefe de Aston Martin y ahora es director general de Switch Mobility, un fabricante de autobuses y furgonetas eléctricas. Según él, “es poco probable que las pilas de combustible tengan un lugar en el mercado”: “Es poco probable que las pilas de combustible se utilicen en los coches, pero a medida que los costes disminuyan es probable que se empleen en vehículos pesados y autobuses de larga distancia”.

“Sin embargo, seguirán siendo caras y tendrán que competir con otras formas de utilizar el hidrógeno, como la fabricación de combustibles sintéticos o simplemente su combustión en un motor de explosión utilizando la infraestructura existente”.

Conclusión

El plazo fijado por Europa ha centrado a toda la industria del motor en prepararse para 2035 y ha acelerado el ritmo de los cambios para que estemos preparados para la automoción electrificada. Las mejoras en la infraestructura de recarga significa que se puede llegar en un EV moderno, como un Kia EV6, y que una “recarga” podría llevar menos tiempo que comprar un café y luego repostar gasolina.

Los contadores inteligentes, las energías renovables y las actualizaciones están preparando la red de suministro. Innovaciones como el V2G y las baterías de segunda vida significan que los VE podrían incluso ser parte de la solución para equilibrar el suministro, en lugar de ser el problema.

Pero aún queda mucho trabajo por hacer para mejorar la red de recarga y hacerla accesible para todos. Mientras tanto, aún quedan 14 años para comprar un coche nuevo que utilice gasolina o diésel como principal fuente de energía.

Sin embargo, los expertos del sector confían en que, una vez que los costes se igualen y la infraestructura esté en marcha, el gobierno no necesitará prohibir los coches con motor de combustión interna porque los consumidores ya no los querrán.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola, 👋 ¿Podemos ayudarte?