Síguenos

pros y contras de los coches eléctricos
13Dic, 21 13/12/2021Coches Eléctricos

Estos son los pros y contras de los coches eléctricos, lo que hay que tener en cuenta antes de comprar un vehículo eléctrico.
No es difícil encontrar a los defensores de los vehículos eléctricos hablando del dinero que se puede ahorrar conduciendo un VE, del bajo mantenimiento y de los beneficios medioambientales, así como de otras alegrías comunes. También es fácil encontrar detractores del VE que expresan su ansiedad por la autonomía, critican los costos iniciales o se preocupan por la fiabilidad a largo plazo de las baterías.

Pero también hay placeres y frustraciones imprevistas que los nuevos propietarios de VE descubren sólo después de haber comprado sus vehículos. Conocer algunos de los pros y contras de los coches eléctricos ocultos puede ayudar a los potenciales compradores a tomar su decisión de forma más acertada.

Pros y contras de los coches eléctricos: no es totalmente cierto él kilometraje anunciado por las marcas.

Si un comprador de un VE se basa únicamente en las estimaciones de la EPA sobre la autonomía de un vehículo eléctrico a la hora de considerar su compra, podría sorprenderse de que, “su kilometraje puede variar”.

Las estimaciones de la EPA se basan en un 45% de conducción en ciudad y un 55% en carretera, mientras que sus pruebas se realizan a temperatura ambiente. Si vives en un entorno frío, la autonomía de la batería puede disminuir una media del 12%. Sin embargo, tu autonomía puede ser mayor que la estimada por la EPA si compras un VE para conducir casi exclusivamente por ciudad, ya que los VE son mucho más eficientes en el tráfico de parada y arranque (donde el ralentí consume una cantidad mínima de electricidad) que en la conducción continua y a alta velocidad por carretera.

Pros y contras de los coches eléctricos: facilitar los desplazamientos al trabajo

En algunas ciudades, los vehículos eléctricos pueden utilizar los carriles para vehículos de alta ocupación (VAO) o para compartir coche, incluso si el conductor es el único ocupante del vehículo. La mayoría de los desplazamientos en España se realizan en vehículos de un solo ocupante, lo que significa que pocos conductores pueden utilizar los carriles de uso compartido, por lo que el acceso a los mismos puede ser una ventaja para los conductores de vehículos eléctricos.

Pros y contras de los coches eléctricos: acampada en coche de verdad

Puedes dormir fácilmente en cualquier vehículo eléctrico en el que quepa un colchón, en cualquier época del año. En un viaje por carretera, puedes ahorrar en alojamiento aparcando tu vehículo en un lugar seguro y ajustando la climatización a un nivel confortable. Si puedes encontrar un lugar donde enchufar tu VE a un Wallbox, mejor aún, pero la climatización no tendrá un gran impacto en el estado de carga de tu batería.

Para mayor comodidad, algunas personas están convirtiendo las autocaravanas para que funcionen con electricidad. Las autocaravanas eléctricas llegarán al mercado en los próximos años.

Pros y contras de los coches eléctricos: depreciación y reventa

Un factor que los compradores de todo tipo de vehículos se olvidan de tener en cuenta en su compra es el valor de reventa. Por término medio, el valor de un vehículo se deprecia un 10% una vez que sale del concesionario. Al cabo de un año perderá un 20% de su valor y, a los cinco años, se habrá depreciado un 60% de su precio de compra original. Sin embargo, la depreciación depende de la demanda del modelo de vehículo, por lo que los valores de depreciación pueden variar.

El valor de reventa de los vehículos eléctricos usados puede variar significativamente, dependiendo del modelo. Un estudio realizado por el sitio web de coches usados iSeeCars.com descubrió que el Modelo 3 de Tesla es el “coche con la menor diferencia de precio entre las versiones nuevas y las poco usadas”, ya que solo pierde el 2,1% de su valor después de un año.

Aún mejor, en agosto de 2021, la demanda de vehículos Tesla era tan alta y los tiempos de espera para la entrega eran tan largos que en el propio inventario de usados de Tesla, un Model 3 de tres años con 67.000 kms en su odómetro costaba más (57.000 euros) que un Model 3 nuevo (54.700 euros) con características similares. La mayoría de los otros Model 3 listados se ofrecían por un precio superior al de su venta original.

Sin embargo, los vehículos eléctricos generalmente se deprecian mucho más rápido. Mientras que los modelos de gasolina cambian poco de un año a otro, el rápido ritmo de mejora de la tecnología en los vehículos eléctricos, especialmente las baterías, significa que a menudo hay una diferencia significativa en el mismo modelo de un año a otro. Por ejemplo, un Nissan Leaf de 2015 con 135 kms de autonomía había perdido más del 70% de su precio de compra original en 2021, en gran parte porque los modelos más nuevos tenían más de 320 kms de autonomía.

Pros y contras de los coches eléctricos: leasing frente a compra

Teniendo en cuenta la depreciación, muchos conductores de vehículos eléctricos por primera vez alquilan sus vehículos en lugar de comprarlos. Debido a que la tecnología de los vehículos eléctricos sigue mejorando a pasos agigantados, es mejor -así se piensa- cambiar un viejo vehículo eléctrico en tres años por uno nuevo con una autonomía mucho mayor o con nuevas especificaciones tecnológicas.

Pero también hay una sorpresa oculta para los arrendatarios de vehículos eléctricos, a menos que hayan prestado atención a la parte del valor residual del contrato de alquiler que están firmando. El valor residual es el valor estimado del vehículo al final del arrendamiento, calculado como un porcentaje del precio de venta al público sugerido por el fabricante del coche. La diferencia entre el MSRP y el valor residual constituye una parte importante de la cuota mensual del arrendatario.

Las empresas de leasing trasladan el valor de la depreciación al arrendatario, lo que significa que hay poca diferencia entre el leasing y la compra de un vehículo eléctrico en términos de valor de reventa.

Pros y contras de los coches eléctricos: cartografía

Los vehículos eléctricos son esencialmente ordenadores sobre ruedas. Con pocas piezas móviles, la función principal del vehículo es mover electrones. Y lo que ocurre con todos esos datos electrónicos que pasan por los chips del ordenador de un VE es que no están bajo el control del propietario.

Esto tiene sus pros y sus contras, ya que es el equivalente a tener los servicios de localización activados en tu teléfono en todo momento, rastreándote allá donde vayas. Tesla, por ejemplo, obtiene miles de millones de bytes de datos de sus vehículos conectados a Internet y los utiliza para mejorar su seguridad y otras características, especialmente cuando intenta desarrollar la tecnología de conducción autónoma. Al haber entrado recientemente en el negocio de los seguros de automóviles, Tesla también utiliza los datos de conducción del propietario de un vehículo eléctrico para obtener tarifas de seguro presumiblemente más precisas y, por tanto, menos costosas.

Las empresas de telemática, como SiriusXM y OnStar, ofrecen entretenimiento y seguridad a los propietarios de vehículos, pero también pueden ser obligadas por orden judicial a facilitar los datos que recogen a las fuerzas de seguridad en lo que se denomina coloquialmente “cartapping”. Esto no es exclusivo de los VE, pero es una característica oculta para ellos.

Pros y contras de los coches eléctricos: sin ruido, sin vibraciones

Al no tener un motor de combustión interna, el único ruido y vibración que produce un VE es el de las ruedas al rodar en la carretera y el ruido del viento a altas velocidades.

Esto puede ser una ventaja o un inconveniente. Algunas personas no perciben el estruendo del motor, y los discapacitados visuales tardan más en identificar el sonido de un VE que se aproxima, lo que aumenta su riesgo como peatones. Pero las investigaciones han demostrado que el silencio y la suavidad de la conducción reducen el estrés, especialmente en los viajes largos, y la disminución de la contaminación acústica también tiene beneficios medioambientales para los conductores y los no conductores.

En cualquier caso, al principio suele ser desconcertante llegar a un semáforo y no oír nada. Los nuevos propietarios acostumbran a comprobar si el coche sigue en marcha cuando, por supuesto, nada está “en marcha”: sólo está “encendido”.

No hay vuelta atrás

La transición de un vehículo de gasolina a uno eléctrico es como pasar de un teléfono de tonos a uno inteligente. Puede que algunas cosas no te gusten y otras te encanten. Pero, al igual que con los teléfonos inteligentes, la gran mayoría de los propietarios de vehículos eléctricos juran que nunca volverían atrás.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola, 👋 ¿Podemos ayudarte?