Síguenos

comprar vehículos eléctricos
07Dic, 21 07/12/2021Coches Eléctricos

Hay tantos mitos urbanos sobre los vehículos eléctricos (VE) que he tenido que dejar algunos fuera de mi reciente lista de los 10 que merecen ser desmentidos. Uno de ellos era que “nadie quiere comprar vehículos eléctricos”.

Es cierto que las ventas de nuevos VE han sido muy bajas desde que salieron a la venta aquí en 2011, y todavía hay pocas opciones en el mercado y menos, que sean un buen vehículo de trabajo.

Incluso el año pasado, los vehículos eléctricos enchufables (PEV) representaron menos del 1% de todas las ventas de coches nuevos, y eso que fue un máximo histórico. Pero si miramos por un momento bajo el capó de este mito urbano del VE, la verdad es muy distinta.

En primer lugar, las ventas de VE en el resto del mundo se están disparando. En septiembre de 2021, las ventas totales de VE (vehículos eléctricos de batería (BEV) + vehículos eléctricos híbridos enchufables (PHEV)) en Europa alcanzaron el 24%, y muchos países europeos superaron ampliamente esta cifra.

PaisOctubre 2021PEV% (BEV%/PHEV%)
Alemania30.4 (17.1/13.3)
Francia22.9 (13.1/9.7)
Noruega89.3 (70.1/19.2)
Netherlands35 (24/11)
Suecia50.9 (22.9/28)
Reino Unido23.1 (15.2/7.9)
Europa23 (13.1/9.9)

Las razones para ello son muchas. En primer lugar, es el resultado de décadas de trabajo constante para reducir la contaminación en las grandes ciudades, que han dado lugar a leyes cada vez más estrictas que limitan las emisiones de los vehículos para mejorar la calidad del aire en las zonas urbanas.

(California, en Estados Unidos, es líder en este ámbito desde finales de los años 60). Los vehículos eléctricos cumplen con facilidad estos requisitos, pero los vehículos con motor de combustión interna tienen dificultades para hacerlo a medida que se endurecen los requisitos, y algunos fabricantes ya han sido sorprendidos haciendo trampas para cumplir los objetivos. (¿Recuerdas el Dieselgate?).

PaisEnero – Junio 2021BEV %
Australia1.1
EEUU2.6 (California 8.3)
Canada4.6
Todo el Mundo7.1 (4.7 BEV, 2.4 PHEV)
Europa16 (7.6 BEV, 8.3 PHEV)

Por otro lado, están las medidas que contribuyen a limitar el calentamiento global y a hacer frente al cambio climático. Para ello, es necesario que las emisiones de efecto invernadero de los vehículos se reduzcan a cero con el tiempo, algo que los vehículos con motor de combustión interna nunca podrán hacer.

Los vehículos eléctricos ya emiten menos gases de efecto invernadero que los vehículos con motor de combustión interna. Además, como la electricidad se obtiene cada vez más de fuentes renovables, los vehículos eléctricos acabarán siendo de cero emisiones tanto en su producción como en su uso.


Además de estos “factores de empuje”, hay una serie de factores que atraen a los compradores a comprar vehículos eléctricos. La experiencia de conducción de los VE es más silenciosa y suave, y proporciona una aceleración instantánea y más potente que la de los vehículos con motor de combustión interna.

En cuanto al tamaño, los vehículos eléctricos construidos sobre plataformas específicas para VE ofrecen más espacio para los ocupantes y el equipaje, ya que los componentes del tren motriz ocupan menos espacio. Los VE también tienen la ventaja de poder repostar cómodamente en casa y de reducir los costes de mantenimiento, además de producir muchos menos residuos. (No hay cambios de aceite y filtro, ni bujías, ni filtros de aire, etc.).

En pocas palabras, la propulsión eléctrica es una tecnología más eficiente (y en general mejor) que la de combustión interna. Los coches eléctricos son también el camino para permitir el desarrollo de los vehículos autónomos, y la probable revolución del transporte que esta innovación provocará.

En definitiva, al igual que a principios del siglo XX el vehículo de combustión interna suplantó al caballo y al carruaje (así como a los coches de vapor y eléctricos), los motores eléctricos como tecnología están suplantando ahora a los motores de combustión interna.

En consecuencia, las ventas mundiales de vehículos eléctricos aumentan a un ritmo cada vez mayor.

Ventas mundiales de vehiculos electricos.jpg

Vale la pena señalar que actualmente, los fabricantes de automóviles que han anunciado el fin de la fabricación de vehículos con motor de combustión interna representan más de una cuarta parte de todas las ventas de vehículos de pasajeros.

PaisFecha fInal venta motores ICE
Norway2025
Iceland2030
Sweden2030
Ireland2030
UK2030
Denmark2030
Netherlands2030
Austria2030
Greece2030
Israel2030
Canada2035
Chile2035
France2040
Singapore2040
Spain 2040
USA: EstadosEnd date for new ICE sales
Washington2030
California, New York, Massachusetts2035
Hawaii2045
Connecticut, Maryland, Oregon, Rhode Island, Vermont, Oregon2050
FabricanteFecha final de fabricación motores de combustión
Jaguar2025
Audi2030
FiatEntre 2025 y 2030
Volvo2030
Ford2030 (Solo Europa)
GM2035
Honda2040

Poca oferta para comprar vehículos electricos

Entonces, ¿por qué es tan fácil seguir promoviendo la idea de que los vehículos eléctricos son un nicho de mercado que probablemente nunca tomará el relevo de los motores de combustión interna?

Obviamente la visibilidad y la disponibilidad son fundamentales a la hora de comprar vehículos eléctricos. Con tan pocos VE vendidos en España hasta ahora, mucha gente todavía no ha experimentado (o ni siquiera ha notado) la conducción de un VE. Los VE tampoco están disponibles en muchos segmentos de vehículos, por lo que hay pocos incentivos para investigar las alternativas de VE cuando se busca un coche nuevo o de segunda mano.

Esta combinación explica en gran medida por qué, en la ajetreada vida de la gente, muchos todavía no dedican mucho tiempo a estudiar comprar vehículos eléctricos más allá de lo que dicen los medios de comunicación y los políticos sobre ellos. Desgraciadamente, gran parte de lo que se dice ha sido bastante sensacionalista y/o negativo, en un esfuerzo por ganar puntos políticos o crear noticias sensacionalistas. El resultado es que, en España, los vehículos eléctricos todavía tienen mucho viento en contra para ser considerados una alternativa viable.

Sin embargo, el público es cada vez más consciente de los vehículos eléctricos y está cada vez más frustrado por la falta de ofertas y la inacción del gobierno. De hecho, me parece que cualquier acto público relacionado con los vehículos eléctricos o los seminarios de información sobre vehículos eléctricos tiene una gran afluencia de público.

En el extranjero, la situación es muy diferente. En Europa, el Reino Unido, EE.UU. y China, los VE son visibles en número y en diferentes modelos (en muchos más segmentos) que los que tenemos aquí.

Los vehículos con buena capacidad de remolque están empezando a llegar a los mercados extranjeros (algunos incluso están disponibles aquí, por ejemplo, el Hyundai Ioniq 5, el Audi e-tron, el Volvo XC40 y el BMW xDrive), y muchos modelos de furgonetas eléctricas comerciales ya están disponibles.

Varios vehículos utilitarios de trabajo y todoterreno con motor eléctrico están a punto de producirse y algunos ya han empezado a salir de las líneas de producción. (Por ejemplo: el Rivian R1T y el GMC Hummer). De nuevo, todo esto es algo promovido por los usuarios con interés por comprar vehículos eléctricos.

Otro punto que también intimida a los conductores a la hora de valorar el comprar vehículos eléctricos es el tema de la autonomía y la recarga. Sin embargo, esto va a la baja debido al gran numero de instalaciones de recarga que se están instalando y a las nuevas normativas que facilitan la instalación de puntos de recarga en parkings comunitarios.

Las concesiones fiscales para los vehículos eléctricos, las subidas de impuestos a los vehículos con motor de combustión interna y las subvenciones para comprar vehículos eléctricos son también algunas de las muchas formas en que los gobiernos ayudan a sus ciudadanos a elegir los vehículos eléctricos en lugar de los de combustión interna a la hora de comprar vehículos de sustitución.

En conclusión:

En lo que respecta a la adopción de vehículos eléctricos, España es un caso atípico, pero no tiene nada que ver con un público desinteresado en los vehículos eléctricos o con que éstos no sean adecuados.

Por otro lado, es una solución sencilla. Una acción nacional sobre las emisiones de los vehículos, la reducción de los gases de efecto invernadero y el apoyo positivo a las opciones de transporte más ecológicas (como los incentivos fiscales, la política de adquisiciones del gobierno y el apoyo de la industria) daría el pistoletazo de salida a la transición española hacia los vehículos eléctricos y garantizaría una transición más rápida, más barata y más equitativa hacia todas las opciones de transporte de bajas a cero emisiones.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola, 👋 ¿Podemos ayudarte?