Síguenos

vehículos eléctricos
28Oct, 21 28/10/2021Coches Eléctricos

El mundo se está pasando a los vehículos eléctricos, y rápido. Estudios recientes muestran que se han vendido más de 3 millones de vehículos eléctricos ligeros enchufables, y se prevé que el tamaño del mercado mundial de vehículos eléctricos alcance los 625.000 millones de euros en 2026.

Los vehículos eléctricos puros son sólo una parte de la historia. En 2020 se vendieron algo menos de un millón de nuevos coches eléctricos híbridos enchufables. Y los principales fabricantes, como General Motors, han anunciado sus planes de abandonar la producción de vehículos de gasolina para 2035. El gobierno de EE.UU. ha emitido directivas para comprar principalmente vehículos eléctricos, mientras que muchos estados han establecido objetivos para eliminar gradualmente las ventas de nuevos motores de combustión en un plazo de quince años.

Las flotas comerciales e industriales también impulsarán drásticamente la adopción de los vehículos eléctricos: 10.000 vehículos de reparto eléctricos personalizados de Amazon circularán por todo el mundo en 2022 y 100.000 en 2030.

Mientras todo el mundo habla de la creciente adopción y producción de vehículos eléctricos, el impacto que tendrán en la red de distribución del país no ha sido, hasta ahora, una conversación que haya recibido el mismo tiempo de difusión. La proliferación de los vehículos eléctricos implica cambios drásticos y un aumento de las exigencias a las empresas eléctricas y a la red eléctrica del país. Estos cambios afectarán a todos los hogares y empresas del país.

¿Cómo se preparan las compañías eléctricas para la rápida adopción de los vehículos eléctricos?

Al igual que ocurre con muchos retos complejos, no existe una “bala de plata” para satisfacer la demanda creada por la adopción generalizada de los vehículos eléctricos. Las redes de distribución y las infraestructuras comerciales de las empresas de servicios públicos actuales evolucionarán a medida que aumente la demanda. Nuestros clientes con visión de futuro se centran en estrategias que no sólo mejorarán la eficiencia y la fiabilidad de la red eléctrica, sino que también proporcionarán nuevas oportunidades de negocio.

  1. Explorar nuevas oportunidades de negocio para las empresas de servicios públicos en las estaciones de carga de pago por uso

El aumento de la adopción del VE representa oportunidades para que las empresas de servicios públicos ofrezcan nuevos servicios. Un estudio realizado por el MIT en enero de 2021 destaca la necesidad de construir más estaciones públicas de carga rápida y una estrategia para ello. En cuidadosa colaboración con los planificadores cívicos, las empresas de servicios públicos pueden acceder a nuevas fuentes de ingresos si despliegan estaciones públicas de carga rápida o de carga nocturna. Pueden ofrecer el servicio en un modelo de pago por uso en el que los clientes pagan por la carga o mediante una suscripción.

Además, la reciente legislación sobre infraestructuras apoya el objetivo del gobierno de construir nuevos cargadores públicos para 2030. Según un estudio de Ecodes el presupuesto necesario para instalar la infraestructura de recarga necesaria para abastecer el mercado de vehículos eléctricos en 2030 sera de 13 millones de euros. Estamos hablando de la construcción de una red nacional de cargadores de vehículos eléctricos para “facilitar los viajes de larga distancia, y dentro de las comunidades para proporcionar una carga conveniente donde la gente vive, trabaja y compra”. Las empresas de servicios públicos que participen en la construcción de una infraestructura pública de recarga de VE tendrán ventaja a medida que la adopción del VE siga aumentando.

  1. Mejorar el suministro de energía a la red eléctrica de forma fiable y eficiente

Algunos estudios sugieren que, a medida que la mayoría de los vehículos se pasen al VE, España necesitará hasta un 10% más de electricidad que en la actualidad. No sólo se generará más energía para satisfacer las necesidades, sino que las empresas de servicios públicos también invertirán en la mejora y optimización de sus redes para suministrar de forma fiable la electricidad necesaria a la red eléctrica.

La red de distribución del país está envejeciendo y se están llevando a cabo proyectos de modernización de la red en todo el sector. El análisis de la red proporciona una visibilidad crítica del rendimiento de la red y ayuda a los operadores a identificar los puntos problemáticos para mitigar los fallos y los cortes durante el proceso. La información procedente de los sensores inteligentes, el software de gestión de la red y la analítica está ayudando a los operadores de la red a prolongar la vida útil de los activos de la red existentes, a priorizar las actualizaciones de los activos y a garantizar una seguridad y fiabilidad óptimas incluso cuando la demanda de energía aumenta rápidamente.

Dado que los vehículos eléctricos se cargan en hogares, aparcamientos, edificios públicos y estaciones de carga públicas, el control de la red es un componente fundamental para mantener la red a medida que aumenta la demanda. El control ayuda a las empresas de servicios públicos a integrar de forma más fiable la carga de los vehículos eléctricos a través de las estaciones de carga o Wallbox, ayudando a suavizar las fluctuaciones de tensión que provocan, y a controlar y gestionar mejor los picos de demanda. Con información detallada sobre el rendimiento de la red, los operadores de la red tienen visibilidad y control para priorizar las mejoras y actualizaciones de la red.

  1. Los datos y la información ayudan a controlar los picos de demanda de energía en el momento del día

Puede que no sea una coincidencia que las ciudades con la mayor demanda de energía sean también las que más se enfrentan a la adopción rápida y generalizada de los vehículos eléctricos. Un estudio revela que las empresas de servicios públicos tendrán que gestionar tanto las mayores necesidades de electricidad para apoyar a los vehículos eléctricos como los mayores intervalos de demanda máxima cada día, ya que los vehículos eléctricos se recargan durante las horas de la tarde y noche.

Con estos datos, muchas de ellas están explorando modelos creativos de fijación de precios, diseñados para incentivar a los propietarios de vehículos eléctricos a cargar en las horas de menor demanda. Además, la información detallada sobre el suministro de energía puede ayudar a las empresas de servicios públicos a priorizar las mejoras de la infraestructura para asegurarse de que los picos de carga de los vehículos eléctricos no superen la capacidad máxima de la red. Y, con un control más optimizado de los intervalos de carga máxima, las empresas de servicios públicos pueden reducir los costes.

El Boston Consulting Group estima que los costes urgentes de actualización de la red podrían reducirse hasta en un 70% optimizando metódicamente la hora del día en que los consumidores cargan los vehículos eléctricos. Los datos y el análisis son fundamentales para que los operadores de la red trabajen con su base de consumidores para moderar la demanda y garantizar un funcionamiento fiable de la red durante los intervalos de carga máxima.

La información es la clave de una infraestructura fiable para los vehículos eléctricos

Los vehículos eléctricos son tanto una oportunidad como un reto para las empresas de servicios públicos y las comunidades a las que sirven. La rápida adopción de los vehículos eléctricos es innegable y ha llegado para quedarse. Aunque la llegada de los vehículos eléctricos puede perturbar las operaciones de la red eléctrica de la vieja escuela, las estaciones de carga de pago por uso, la modernización de la red inteligente y los datos de las operaciones, el análisis y la planificación estratégica garantizarán que la infraestructura de la red eléctrica del país se pueda extender para satisfacer las demandas cambiantes.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola, 👋 ¿Podemos ayudarte?