Síguenos

intercambio de baterías en los coches eléctricos
17Dic, 21 17/12/2021Cargadores Coche Eléctrico

¿Es el intercambio de baterías en los coches eléctricos el camino del futuro o es una via muerta?


EL 10 DE DICIEMBRE, el fabricante chino de automóviles Nio anunció que había instalado su estación de intercambio de baterías número 700 en China.

Los vídeos publicados por la empresa muestran un elegante montaje en el que los propietarios de Nio conducen sus coches a una plataforma dentro de una cabina de intercambio de baterías donde, a través de un complejo conjunto de robótica e hidráulica, se extrae la batería del coche y se sustituye por una nueva unidad recién cargada.

Según la empresa, se tarda aproximadamente tres minutos, sin necesidad de que el conductor se baje del coche.

La ventaja de este sistema es evidente, ya que elimina los tiempos de recarga para los automovilistas y tarda más o menos lo mismo que repostar un coche de gasolina, añadiendo unos 320 kilómetros adicionales en tres o cinco minutos.

Nio considera que la tecnología de el intercambio de baterías en los coches eléctricos es muy prometedora, ya que, según afirma, el 43,34% de los propietarios viven a menos de un par de kilómetros de su estación de recarga más cercana y la proporción actual es de 258 coches por estación.

La empresa ha realizado más de 5,3 millones de intercambios de baterías hasta la fecha.

Nio también ofrece una suscripción de “Batería como servicio” en China, que reduce el precio de un coche nuevo en unos 7.500 euros a cambio de una cuota mensual de unos 100 euros para alquilar un paquete de baterías de 70 kWh que incluye seis intercambios al mes.

A primera vista, el intercambio de baterías en los coches eléctricos parece ofrecer enormes ventajas a los conductores de vehículos eléctricos, ya que elimina una de las principales desventajas de la propiedad (los tiempos de carga), al tiempo que permite un cierto margen de beneficio comercial.

Entonces, ¿por qué no usan el intercambio de baterías en los coches eléctricos otros fabricantes?

La historia del intercambio de baterías

El intercambio de baterías en los coches eléctricos era muy prometedor en la época en que los vehículos eléctricos tenían poca autonomía, tardaban mucho en recargarse y la infraestructura no era la actual.

La idea parecía representar una solución perfecta para una serie de problemas y varios emprendedores intentaron entrar en la brecha.

El más notable fue Better Place, una empresa israelí que, a través de un contrato con Renault, ofrecía un servicio de suscripción a los conductores que utilizaban modelos de Renault Fluence eléctricos con batería intercambiable.

Estación de intercambio de baterías de Better Place

Sin embargo, el proyecto implosionó, ya que los costes de creación de la infraestructura eran mucho más elevados de lo previsto en un principio y, sobre todo, mucho más caros que la infraestructura de carga rápida de corriente continua.

Otro golpe importante fue que los fabricantes de automóviles mostraron poco interés en utilizar las baterías estandarizadas diseñadas por Better Place y Renault. Todo, desde el utillaje de las fábricas de automóviles hasta las dimensiones de las baterías y los vehículos, tendría que ajustarse a las normas establecidas por los creadores del sistema.

Tesla hizo una breve incursión en el intercambio de baterías, e incluso instaló una estación de intercambio en California, pero la empresa perdió rápidamente el interés y decidió concentrarse en el desarrollo de su red de Supercargadores.

Sin embargo, la idea aún no ha muerto, ya que no sólo Nio, sino también Ample, una start-up californiana que recientemente ha atraído 160 millones de dólares de inversión, están dedicando recursos a esta tecnología.

El modelo de negocio de Ample se dirige actualmente a aquellos cuyo medio de vida depende de minimizar los tiempos de recarga, es decir, los conductores de Uber, y la empresa cuenta con varios locales en la zona de la bahía de San Francisco y sus alrededores. La tecnología de Ample permite intercambiar las baterías de los vehículos eléctricos Nissan Leaf y Kia e-Niro.

¿Cuáles son los problemas del intercambio de baterías en los coches eléctricos?

Como descubrió Better Place, el intercambio de baterías tiene tres factores principales en contra para convertirse en un competidor importante de la carga rápida y ultrarrápida.

  1. Coste
    Las estaciones de intercambio de baterías en los coches eléctricos requieren sistemas extremadamente complejos de hidráulica y robótica para funcionar y pueden costar millones por unidad.

Junto con el coste de establecer no sólo una red de estaciones, sino también una red de transporte de baterías entre estaciones para que siempre haya un suministro adecuado de baterías cargadas, los costes de instalación son enormes en comparación con el coste de instalar una red de cargadores rápidos de CC en estaciones de servicio de autopistas y otros lugares.

Un cargador de corriente continua capaz de cargar dos o tres coches al mismo tiempo cuesta actualmente entre 58.000 y 120.000 euros por unidad, por lo que las finanzas y la logística del intercambio de baterías no parecen aunarse.

  1. Mejoras en la velocidad de recarga
    El segundo factor que va en contra del intercambio de baterías es lo mucho que ha mejorado la carga rápida de CC en la última década.

Aunque actualmente no es común en el España, los cargadores de 350kW están en camino y el próximo Lucid Air, con su capacidad de carga de 300kW, 840 kms de alcance y la capacidad de añadir 480 kms en alrededor de 20 minutos utilizando la carga de CC convencional (aunque mejorada) hace que la infraestructura de intercambio de baterías parezca innecesariamente compleja.

Coches como el Porsche Taycan y el Tesla Model S pueden añadir cientos de kilómetros de autonomía en unos 20 minutos.

La tecnología se está desarrollando todo el tiempo para modelos más asequibles, también. Incluso el Volkswagen ID.3 puede recargar del 20% al 80% en poco menos de 35 minutos.

Tardar entre 20 y 30 minutos en recargar en un viaje por autopista no es mucho más que el tiempo que se tarda en ir al baño y tomar un café, y cualquier diferencia de tiempo restante se compensa con creces por la relativa disponibilidad de la infraestructura de recarga de corriente continua.

  1. La tecnología de las baterías como punto de venta único
    El tercer factor -quizá el más importante- es el papel que desempeñan las baterías para diferenciar a los fabricantes entre sí. Una de las principales ventajas de Tesla es su batería y sus sistemas de gestión de baterías, que se consideran de los más eficientes del mercado.

Para que el intercambio de baterías en los coches eléctricos se generalice, empresas como Tesla, Lucid, Hyundai y Volkswagen tendrían que dejar de lado años de inversión y llegar a un acuerdo para estandarizar la tecnología de sus baterías, aceptando voluntariamente perder cualquier ventaja competitiva sobre sus rivales. Esto parece poco probable, como descubrió Better Place a su costa.

¿Tiene futuro el intercambio de baterías en los coches eléctricos?

A fin de cuentas, los recientes inversores en intercambio de baterías, como Nio y Ample, parecen estar nadando contra una marea abrumadora, una marea que sugiere que el intercambio de baterías en los coches eléctricos va camino de convertirse en otro callejón sin salida tecnológico y en una nota a pie de página en la historia de la nueva revolución de los vehículos eléctricos.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola, 👋 ¿Podemos ayudarte?