Síguenos

recarga inteligente de los vehículos eléctricos
22Mar, 22 22/03/2022Coches Eléctricos

A medida que aumentan las ventas de vehículos eléctricos, la recarga inteligente de los vehículos eléctricos debería ser la norma. De hecho, sin una carga inteligente por defecto, los costes del sistema energético aumentarán innecesariamente, repercutiéndose en todos los consumidores, escriben Julia Hildermeier y Jaap Burger.

Julia Hildermeier es asociada del Proyecto de Asistencia Regulatoria (RAP), una organización independiente que promueve la transición a la energía limpia. Jaap Burger es asesor principal del RAP.

Una reciente encuesta paneuropea revela que los consumidores prefieren los vehículos eléctricos (VE) a los coches convencionales. En diciembre, las ventas de VE superaron por primera vez a las de los modelos diésel en Europa. Cargar el creciente número de VE en nuestros hogares, lugares de trabajo y aparcamientos públicos de forma “inteligente” es esencial para reducir el coste de la integración de los vehículos eléctricos en el sistema eléctrico y aprovechar las numerosas ventajas que ofrecen los VE.

La recarga inteligente de los vehículos eléctricos significa trasladar la carga a un momento en el que sea más barata para los consumidores y mejor para la red. Esta carga gestionada permite obtener beneficios más amplios, como el funcionamiento eficiente de la red y la integración de una proporción cada vez mayor de energía renovable, al ajustar la demanda de carga a la oferta real. En Europa también está creciendo el mercado de los servicios digitales de recarga inteligente, servicios que mejorarán el uso de las redes eléctricas.

Por el contrario, sin una recarga inteligente de los vehículos eléctricos, se perderán millones de euros en costosas e innecesarias actualizaciones del sistema eléctrico, como sugieren estudios recientes de Francia y Alemania. Varias propuestas legislativas del paquete Fit for 55 han abierto una ventana de oportunidad crítica para garantizar que la recarga inteligente de los vehículos eléctricos sea la opción por defecto, ahorrando así dinero, energía y emisiones.

El primero en el orden del día es un reglamento que establecerá un marco europeo para la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos en la vía pública, el Reglamento de Infraestructura de Combustibles Alternativos. El Parlamento y el Consejo de la UE votarán pronto la propuesta. Al proporcionar una red de recarga pública en toda Europa, este reglamento puede impulsar el mercado de los servicios de recarga inteligente, siguiendo el ritmo de los beneficios creados por el rápido crecimiento de la cuota de los vehículos eléctricos. Para que esto ocurra, el reglamento debe exigir capacidades de carga inteligente en todos los puntos de recarga, así como la readaptación de los más antiguos.

Tarifas inteligentes para complementar la tecnología y la infraestructura

La posibilidad de trasladar la carga de los vehículos eléctricos a horas más baratas puede ayudar a los consumidores a ahorrar cientos de euros al año gracias a una creciente selección de tarifas y servicios inteligentes. Y la carga inteligente es fácil: basándose en las señales de precios que varían en el tiempo, los dispositivos y las aplicaciones de carga inteligentes determinan cuándo y a qué velocidad se cargan los vehículos eléctricos.

Los conductores no tienen que comprometer sus necesidades de movilidad, ya que pueden anular estos ajustes en cualquier momento. Una poderosa ventaja para la red de los consumidores que cargan al menor coste es el uso de la energía renovable que, de otro modo, podría haberse restringido, impulsando así el uso de recursos limpios. Las recientes reformas de la electricidad en Europa han reconocido esta correlación al ordenar que los Estados miembros ofrezcan más tarifas inteligentes a los consumidores.

La legislación sobre el transporte debe seguirla: Ha llegado el momento de aprovechar las ventajas de unas tarifas más dinámicas y exigir que la infraestructura de recarga inteligente de los vehículos eléctricos sea predeterminada, para que los servicios de recarga inteligente puedan prosperar.

Volskwagen ID.3

La legislación debe fomentar la recarga inteligente de los vehículos eléctricos, sea como sea.

Para garantizar que la recarga inteligente de los vehículos eléctricos sea la opción por defecto para todos los conductores en Europa, todos los puntos de recarga deben estar preparados para los servicios de recarga inteligente con contadores inteligentes, conectividad digital y acceso de terceros. Estos requisitos deben aplicarse a todos los puntos de recarga públicos cubiertos por el nuevo Reglamento de Infraestructuras de Combustibles Alternativos, incluidos los cargadores de alta potencia y no sólo los cargadores “normales”, de menor velocidad, como sugiere la Comisión de la UE en su propuesta legal.

Todos los cargadores, lentos y rápidos, para coches y para camiones, son más fáciles de usar e integrar en la red si son inteligentes. Esto permite que los vehículos de carga se adapten a las condiciones variables de la red, a la capacidad real de la red disponible y a la producción local de energía renovable. A medida que crezca el mercado de la recarga, los cargadores rápidos inteligentes también facilitarán el reparto de la energía disponible entre grupos de cargadores en centros.

Como muestra un estudio reciente sobre la recarga de camiones en las autopistas, la gestión inteligente de los flujos de energía es clave para reducir los costes sin afectar a los niveles de servicio. En las zonas en las que las mejoras de la red pueden no ser una opción preferible, como los lugares remotos, los cargadores rápidos con baterías son una alternativa viable. El establecimiento de requisitos de recarga inteligente a través del Reglamento de Infraestructura de Combustibles Alternativos para todos los cargadores sienta las bases para el crecimiento del mercado de estas y otras soluciones innovadoras.

La Comisión de la UE propone, con razón, que los cargadores existentes también deben ser adaptados en consecuencia. Garantizar que los cargadores existentes también puedan ofrecer el valor de los servicios de recarga inteligente de los vehículos eléctricos ofrece coherencia en toda la red de recarga paneuropea.

Un marco coherente para un ecosistema de transporte limpio e inteligente

La importancia de equipar los puntos de recarga para ofrecer servicios de recarga inteligente también se extiende a la infraestructura privada y a los edificios, ya que la mayoría de los conductores de vehículos eléctricos cargarán en casa o en el trabajo. Aumentando la ambición de la Directiva de Eficiencia Energética de los Edificios y de la Directiva de Energías Renovables, los responsables de la toma de decisiones pueden ayudar a completar el panorama de la recarga inteligente.

Los responsables europeos estudiarán en breve los requisitos para equipar los edificios y las viviendas con puntos de recarga o, como mínimo, precablearlos para las próximas necesidades de infraestructura. Una ambición suficiente en la próxima Directiva de Rendimiento Energético de los Edificios puede extender esta obligación a todos los puntos de estacionamiento de las viviendas, haciendo que todos los equipos de carga sean inteligentes y, por tanto, estén preparados para el futuro.

Una definición sólida de lo que la recarga inteligente de los vehículos eléctricos puede ofrecer a los futuros mercados energéticos europeos, a las redes y a los consumidores es crucial para hacer de la recarga inteligente la opción por defecto. La propuesta de Directiva sobre energías renovables es un buen comienzo, pero una versión anterior del artículo 20 de la Directiva ofrecía un mayor reconocimiento del potencial de la recarga inteligente de los vehículos eléctricos para crear beneficios sociales.

La armonización de la recarga inteligente en el trabajo, en el hogar y en las estaciones de recarga públicas crea un mercado digital en toda la UE para los servicios de recarga inteligente. Esto facilita el aprovechamiento de los beneficios de la recarga inteligente de los vehículos eléctricos, no sólo para los conductores de vehículos eléctricos, sino también para los mercados de la energía y para los operadores de la red, que pueden utilizar la flexibilidad inherente a la recarga de los vehículos eléctricos para gestionar sus redes de forma más eficiente.

Mientras se revisan estos expedientes, es importante que los legisladores trasladen los beneficios de la recarga inteligente al usuario final real, el conductor del VE. Centrarse en los intereses del usuario es crucial. Esto significa aumentar la capacidad de elección del cliente a través de mecanismos de mercado y generar confianza, en contraposición a los modelos en los que la carga de los vehículos eléctricos está totalmente controlada por los operadores de la red, como ocurre actualmente en Alemania.

Ha llegado el momento de dar el paso

La movilidad eléctrica debe ser accesible para todos, en cualquier lugar de Europa. Los miembros del Parlamento y otras partes interesadas tienen la oportunidad de modificar las leyes sobre infraestructuras de recarga que se están revisando para garantizar que los beneficios de la recarga inteligente de los vehículos eléctricos lleguen a todos, con un coste mínimo, y así acelerar la transición energética.

La creación de un mercado europeo de servicios de recarga inteligente y la adecuación de las preferencias de los usuarios a las necesidades del sistema energético reducirán los costes para todos. A su vez, estos avances persuadirán a un número aún mayor de consumidores a pasarse a la electricidad, convirtiendo las ventas de vehículos de gasolina y diésel en reliquias del pasado.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola, 👋 ¿Podemos ayudarte?