Síguenos

futuro de los vehículos eléctricos
01Feb, 22 01/02/2022Coches Eléctricos

El Mercedes EQXX es una fuerte señal para el mercado de lo que podemos esperar en el futuro de los vehículos eléctricos. Con el EQXX, Ola Kallenius (McLaren) y su equipo han señalado que menos no es más, sino que menos puede ser mejor.

En la industria del automóvil, la moneda de cambio en la planificación de productos y el desarrollo de ingeniería de vehículos durante los últimos 50 años ha sido el rendimiento superior. Se trata de un juego de triunfos, en el que los fabricantes de equipos originales tratan de imponer su autoridad en materia de ingeniería sobre su rival más cercano desarrollando vehículos con cifras de rendimiento que acaparan los titulares y las columnas de los periódicos. En el ámbito de los vehículos con motor de combustión interna, esto se basaba en la potencia, la capacidad y la velocidad máxima, donde el más alto es el mejor.

Con el EQXX, Mercedes está redefiniendo esa idea y el futuro de los vehículos eléctricos. Sigue siendo un juego de cartas, pero basado en la eficiencia, en el que los factores determinantes del éxito y la superioridad -capacidad de la batería, área frontal, resistencia, peso, etc.- se definen por el más bajo = el mejor. Esta es la filosofía de ingeniería de Gordon Murray, que inculcó en los planificadores de productos de McLaren que menos no es más, sino que menos es mejor.

Gran parte de lo que Gordon ha hecho a lo largo de su carrera, y que sigue haciendo con el T50, está plasmado en el EQXX.

¿Qué podemos esperar del futuro de los vehículos eléctricos y qué indica el EQXX?

He aquí algunas reflexiones:

Longtail – el EQXX señala una importante evolución en la forma del tipo de carrocería sedán y cómo un enfoque extremo en la aerodinámica reconfigurará el diseño general de tres cajas en el futuro de los vehículos eléctricos, con un fuerte énfasis en el flujo laminar y la reinserción en la parte trasera con un diseño longtail.

DRG – el gráfico de la carretera, también conocido como la cara frontal del coche evolucionará aún más, ya que el área frontal se reduce, las luces forman parte de la superficie de la carrocería, con conductos de refrigeración activos e incluso la humilde insignia se integra en la cara frontal del vehículo.

Activecooling– una de las mayores ganancias de peso es deshacerse de la refrigeración líquida del paquete de baterías. Esto crea otros problemas, sobre todo la gestión térmica de las células, pero la refrigeración activa por aire (para equilibrar los requisitos de aeronavegación y refrigeración) y un gran disipador de calor masivo en la parte inferior del coche ayudan a resolver ese problema.

Baterías más pequeñas– A medida que las celdas adquieran mayor densidad energética, veremos que el tamaño del pack se estabilizará en torno a los 90-100kWh para los grandes vehículos de gama alta, y luego se reducirá el peso y la capacidad hacia el final de la década, a medida que las celdas de iones de litio aumenten su densidad energética.

Carga más rápida– a la gente no le gustará esto, pero ¿necesitamos una carga de 350kW con mejoras significativas en la autonomía dado el aumento de la eficiencia y la densidad energética? Una contrapartida de la refrigeración por aire es la gestión de la estabilidad térmica de la célula durante la carga rápida. También es un factor importante en el caso de los ánodos de silicio para evitar la formación de dendritas que pueden provocar un desbordamiento térmico. Es de esperar que la capacidad de carga rápida sea más lenta y pueda realizarse cómodamente a través de un Wallbox en nuestro hogar a medida que aumenta el rendimiento de la célula y el dopaje de silicio.

Definido por la naturaleza– se espera ver más naturaleza en el interior y el exterior en el futuro de los vehículos eléctricos, no sólo el factor de forma, sino cómo se diseñan los componentes para que sean ligeros, optimizados para la integridad estructural y los requisitos de diseño, al tiempo que se elimina el material.

Sistemas integrados– veremos un mayor desarrollo de los sistemas de propulsión integrados (motor, inversor, caja de cambios, etc.), como en el caso de Tesla, Lucid y el EQXX. Esto se extenderá al paquete de baterías, con paquetes de baterías estructurales (incluyendo el disipador de calor para la refrigeración), que elimina la complejidad de la integración, sustituyéndola por la complejidad de la fabricación lograda a través de la fundición, la sinterización y la impresión 3D.

Eficiencia de la información– la eficiencia de los sistemas es un tema que se repite en todo el EQXX, pero la obtención de la información correcta para el conductor y los ocupantes, en función de sus preferencias, estado de ánimo, necesidades, estilo de conducción y destino (junto con una miríada de otros datos) será un tema central. En un mundo de sobrecarga digital, los sistemas serán mucho más selectivos en cuanto a la información proporcionada, con mayor inteligencia, automatización e individualización.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola, 👋 ¿Podemos ayudarte?