Síguenos

El futuro de la automoción
28Dic, 21 28/12/2021Coches Eléctricos

No hace mucho tiempo que los vehículos eléctricos eran descartados por el grueso de los consumidores como un serio sustituto de sus coches de gasolina. La preocupación por su autonomía y la falta de infraestructuras de carga donde cargar el coche (sobre todo en comparación con las alternativas de gasolina) dominaban la conversación. Sin embargo, el número de propietarios de este tipo de vehículos va en aumento, y los vehículos eléctricos están llamados a transformar la industria del automóvil y el futuro de la automoción.

La movilidad está cambiando. Los principales problemas asociados a los vehículos y enfoques tradicionales de la industria del automóvil, como las emisiones, la congestión y la creciente huella de carbono, están alcanzando un punto de inflexión que exige una revisión del statu quo. En respuesta, varias empresas están ocupadas desarrollando el futuro de la automoción produciendo deslumbrantes innovaciones en vehículos eléctricos que garantizarán la industria de la electromovilidad.

El futuro de la automoción es eléctrico

Los vehículos eléctricos se han asegurado el futuro de la industria del automóvil porque su capacidad para transformar la forma en que nos movemos se basa intrínsecamente en los cambios en tres áreas principales: la regulación gubernamental, el sentimiento de los consumidores y la innovación tecnológica. Esta triple base asegura que esta revolución de la movilidad es definitiva.

Este articulo sostiene que los vehículos eléctricos representan el futuro de la industria del automóvil y seguirá analizando esta afirmación con el telón de fondo de estas tres ideas fundacionales que la sustentan.

Regulación gubernamental

Los esfuerzos pasados, presentes y futuros de los gobiernos por conseguir una movilidad sostenible con sus políticas están acelerando la adopción de los vehículos eléctricos y ayudando a sentar las bases del futuro de la automoción. Con la creciente inauguración de objetivos de emisiones más estrictos por parte de los reguladores de todo el mundo, se está fomentando el crecimiento de los vehículos eléctricos para alcanzar estos objetivos.

Políticas específicas

Además, el Parlamento Europeo elaboró su iniciativa “Fit for 55” en 2021, que espera amalgamar los esfuerzos en materia de energía, clima, transporte, uso del suelo, fiscalidad y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 55% de forma global para 2030. Además, la Dirección General de Movilidad y Transporte propuso la Iniciativa del Coche Verde (GCI), que cuenta con un presupuesto de hasta 50 millones de euros para apoyar cualquier proyecto relacionado con los vehículos eléctricos.

En EE.UU., el presidente Biden ha retomado los esfuerzos de la administración de Obama al fijarse un objetivo del 50% de vehículos eléctricos para 2030. También hay otros incentivos gubernamentales en forma de reembolsos y créditos fiscales; en el pasado se han destinado 2.400 millones de dólares en subvenciones para apoyar la producción de vehículos eléctricos. Este presupuesto se ha repartido principalmente entre las ayudas a la fabricación de baterías para VE, otros componentes y la infraestructura de carga necesaria para los VE, pública o domestica con la instalación de cargadores Wallbox.

La mayoría de los gobiernos del mundo también ofrecen subvenciones generales para los vehículos eléctricos y las infraestructuras de recarga.

Efecto de las politicas

Las medidas de estos dos gobiernos han tomado de cara a un futuro de la automoción parecen haber tenido un gran éxito hasta ahora, lo que es un buen augurio para los vehículos eléctricos.

Los vehículos eléctricos han ido entrando poco a poco en el mercado europeo desde hace un tiempo, y su número ha crecido ininterrumpidamente desde 2010, pasando de 700 a 550.000 unidades. En este momento, estos vehículos representan ya hasta el 2% del total de las compras de coches nuevos, y el 3,5% de los vehículos de nueva adquisición para pasajeros.

Este éxito se observa también en Estados Unidos, donde marcas como Tesla están experimentando un crecimiento exponencial de sus ventas. En los últimos cinco años, la marca ha visto cómo sus ventas se multiplicaban por 10; la quintaesencia de este crecimiento se vio en 2016, cuando se vendieron más de 80.000 vehículos solo en ese año. Se espera que a finales de este año se hayan producido más de un millón de vehículos.

Sentimiento del consumidor

El sentimiento del consumidor es la segunda pata que sostiene el futuro de la automoción y de los vehículos eléctricos. Las opiniones hacia los vehículos eléctricos han cambiado drásticamente en el transcurso de la última década. Esto se debe a la caída en picado de su coste, estimulada en parte por la disminución del precio de los paquetes de baterías de iones de litio (un tipo de batería recargable utilizada en la producción de VE), así como por el aumento de los incentivos gubernamentales hacia ellos en los últimos años.

Además, una de las principales razones del enorme crecimiento de la aceptación de los vehículos eléctricos en la última década ha sido la eliminación gradual del mayor obstáculo para su éxito: su enorme coste inicial. La subcontratación de la fabricación en China ha permitido a las marcas vender los vehículos eléctricos hasta por un 30% menos, y el descenso del precio de los paquetes de baterías de iones de litio lo ha reducido aún más.

En EE.UU., se ha documentado que en 2020 se han matriculado hasta 2 millones de vehículos eléctricos, lo que supone un aumento del 300% en comparación con los cuatro años anteriores. Dentro de esto, los coches “totalmente eléctricos” parecen ser la subcategoría que crece más rápidamente. Sólo esta pequeña parte del mercado creció en casi 800.000 vehículos en el mismo periodo de tiempo.

El año 2021 supuso un récord de ventas de vehículos eléctricos en Australia. De hecho, en todo el año 2020 se vendió una cantidad menor de vehículos que en el primer semestre de 2021. La cuota de mercado de estos vehículos se duplicó durante este periodo de un año, pasando del 0,7% al 1,5%. A pesar de ello, la escala de la industria de vehículos eléctricos parece ser la más pequeña en Australia de todas las economías observadas: actualmente sólo hay 23 modelos de vehículos eléctricos a la venta allí, en comparación con más de 130 opciones en el Reino Unido.

De los tres, Europa ha demostrado el aumento más significativo de las ventas. El crecimiento anual de las ventas desde 2016 ha aumentado de forma compuesta a un ritmo equivalente al 60% anual. Varios mercados individuales dentro de esta región han sido testigos de que una enorme proporción de sus ventas de automóviles son vehículos eléctricos; por ejemplo, en Noruega este porcentaje fue del 75%, y en Islandia del 50%.

Innovaciones competitivas

Los esfuerzos de los actores del sector por conceptualizar y aplicar nuevas ideas y visiones para el futuro de la automoción y en concreto la movilidad eléctrica, como el desarrollo centrado en el pasajero, autónomo o conectado, aceleran aún más el ritmo de innovación de la tecnología del automóvil. Esto ayuda a reforzar el futuro de los coches eléctricos, ya que la innovación es clave para la supervivencia en los negocios, el estancamiento suele significar ser superado y convertirse en redundante.

Las innovaciones competitivas de esta industria se analizarán en el contexto de dos empresas concretas con su propia visión del futuro de los coches eléctricos: Tesla y Laureti Group. Estas dos prodigiosas empresas están actuando para perturbar el ecosistema de la automoción de distintas maneras, basándose en sus diferentes enfoques.

Tesla

El histórico ascenso de Tesla Inc (NASDAQ: TSLA) en el sector del automóvil marcó el inicio de una nueva dirección para la industria automovilística mundial: una caracterizada por la electricidad. El propietario de la empresa, Elon Musk, ha adoptado un enfoque único en la construcción de sus vehículos que desafió el statu quo de la industria desde 2009, haciendo que muchos dudaran seriamente de su criterio.

Gracias a su enfoque en Silicon Valley, como medio para innovar en la industria de los coches eléctricos, Tesla ha liderado desde entonces desarrollos en la fabricación, el software y la arquitectura de su electrónica que han facilitado su capacidad para producir constantemente innovaciones más rápido que sus competidores.

En concreto, Tesla innovó en los sistemas de producción y consumo de energía de sus coches. Además, la forma en que enfocó su modelo de negocio contradijo por completo el formato establecido de la época: en lugar de intentar desarrollar un coche asequible para producirlo en masa, hizo exactamente lo contrario y construyó un coche deseable que creó demanda de vehículos eléctricos.

Estas innovaciones han sido convenientemente rentables para Tesla. En 2017, la empresa superó al anterior gigante del sector, General Motors, para reafirmarse como la mayor capitalización de mercado de todos los fabricantes de automóviles de Estados Unidos. Toyota fue el siguiente gigante en ser superado por Tesla, cuando se convirtió en el fabricante de automóviles más valioso del planeta en 2020.

Hoy en día, VW, a través del VW I.D.4 y el recién anunciado I.D.5, así como Mercedes, a través de las gamas EQA, EQB y EQC, están desafiando a Tesla, y aunque esto puede causar un riesgo a la baja para las acciones de Tesla a menos que siga innovando, en general, el hecho de que más actores se pasen a la electricidad es alentador para el medio ambiente y para un futuro de la automoción sostenible.

Grupo Laureti

Otro innovador del sector de los vehículos eléctricos es el Grupo Laureti. Esta startup en crecimiento abordó el desarrollo de los coches eléctricos desde un ángulo ligeramente distinto al de Tesla. Mientras que Tesla se centró en la lucha contra las emisiones, Laureti da prioridad a la reducción de la huella de carbono de forma integral.

Tesla está en camino de conseguir que el transporte sea libre de emisiones mediante la fabricación de un producto que pretende sustituir el coche de gasolina estándar y contaminante de cada consumidor por uno eléctrico. Por el contrario, Laureti produce vehículos que proporcionan un “salón de negocios en movimiento” como parte de una flota empresarial corporativa, reduciendo la propiedad personal de los coches y, por tanto, la huella de carbono en general.

En pocas palabras, Tesla produce coches eléctricos de lujo que pueden poseer los particulares, mientras que Laureti produce vehículos eléctricos de alta gama que están diseñados para acceder a ellos a través de las empresas, ya que su precio es demasiado elevado y, en general, injustificable para la mayoría.

La principal innovación de Laureti es la integración de su servicio Mira.OS sin fisuras, el sistema operativo de movilidad del mundo. Utiliza Mira.OS para ofrecer lo que denomina una experiencia “centrada en el pasajero”. Mientras que todos los coches del presente se centran en el conductor, ahora es más importante centrarse en el pasajero, ya que la realidad de los coches autónomos está tan cerca como, el año 2030.

Cuando llegue este avance tecnológico, la experiencia de “cabina inteligente” que Laureti espera ofrecer será infinitamente más útil para las personas que una mayor velocidad máxima o un 0 a 100 km/h más rápido. Los usuarios querrán ser capaces de trabajar sobre la marcha y utilizar el antiguo “tiempo muerto” de los desplazamientos para maximizar la productividad.

Waymo

Aprovechando la tendencia de los vehículos eléctricos y el aumento de la inteligencia artificial, Waymo se ha propuesto ofrecer una alternativa más segura al transporte conducido por personas. Aunque esto es contrario a la intuición de los humanos, que consideran que un elemento de control es deseable para su propia seguridad, está reuniendo rápidamente datos basados en una flota de transporte de autoconducción que está en marcha para demostrar que el objetivo de una alternativa más segura se está logrando.

En lugar de llamarse a sí misma una empresa de coches de autoconducción, Waymo se refiere a sí misma como una empresa de tecnología de autoconducción. Miles de coches de autoconducción están equipados con sensores lidar, que permiten operar sin conductor, y tecnología de percepción de 360 grados para detectar obstáculos. El objetivo de Waymo es hacer que los desplazamientos sean seguros y sencillos para las personas y los objetos. Están llevando la conducción autónoma a nuevos lugares, desde el traslado de personas hasta el de productos. Su objetivo es ambicioso, y su trabajo tiene la capacidad de cambiar la vida de las personas y el futuro de la automoción.

Waymo afirma haber desarrollado los sensores y sistemas de percepción más avanzados, además de tener acceso a datos de alta calidad. El conjunto de datos del sistema incluye más de 20 millones de kilómetros conducidos de forma autónoma y cinco generaciones de desarrollo. Su conductor de quinta generación utiliza una combinación de sensores, como radar, lidar y cámaras, para ver 360 grados alrededor del vehículo. Actualmente, Waymo es la única empresa de Estados Unidos que ofrece un servicio de transporte público totalmente autónomo.

Romeo Power

Esta empresa puede considerarse un socio tecnológico para otras compañías de motor, ya que alimenta desde pequeños coches hasta grandes camiones y robótica de fabricación.

Romeo Power Inc (NYSE:RMO) es un fabricante de módulos y paquetes de baterías de iones de litio para coches eléctricos comerciales. Romeo Power apoya la movilidad sostenible a gran escala mediante el suministro de baterías más seguras y duraderas, con mayor autonomía y menores tiempos de carga, con sus módulos y paquetes de baterías de alta densidad energética.

La organización puede crear soluciones ligeras y eficientes que ofrecen un rendimiento superior y proporcionan una mayor aceleración, autonomía, seguridad y durabilidad gracias a una mayor densidad energética. Sus módulos y packs son modulares y adaptables, y su sistema patentado de gestión de baterías los optimiza.

Suministran soluciones innovadoras de electrificación a algunas de las aplicaciones más complejas de los vehículos comerciales como pioneros en energía alimentada por baterías. Su avanzado hardware, unido a sus vanguardistas sistemas de gestión de baterías, garantiza a sus clientes la seguridad, el rendimiento, la fiabilidad y la capacidad de configuración que necesitan para triunfar. Están comprometidos con la consecución de un cambio significativo en el suministro de energía y la electrificación, asegurando que todo el mundo tenga acceso a la energía sostenible.

Observaciones finales sobre el futuro de la automoción

En definitiva, es indiscutible que el futuro de la automoción es eléctrico. Las raíces que se han desarrollado para ello están establecidas y son profundas. No hay ninguna razón para que el éxito del triple apoyo proporcionado por la normativa gubernamental, el sentimiento favorable de los consumidores y las innovaciones competitivas no continúe en el futuro.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola, 👋 ¿Podemos ayudarte?