Síguenos

comprar un VE o un híbrido
26May, 22 26/05/2022Coches Eléctricos

¿Si los precios de la gasolina te agobian y te han desanimado a comprar un vehículo? Aquí tienes un resumen de tus opciones.
Decidir si deberías comprar un VE o un híbrido es algo que todo conductor debería plantearse estos días. No sólo los precios de la gasolina están por las nubes, sino que los días del coche de gasolina están llegando a su fin, incluso en países que no obligan a los fabricantes de automóviles a hacer el cambio, como España.

Si eres de los que piensan en el futuro, puede que quieras adelantarte a los acontecimientos y dejar de lado el coche de gasolina y optar por uno de los mejores coches eléctricos. Sin embargo, hay más vehículos de combustible alternativo que nunca, por lo que cambiar a un EV puro no es necesariamente una tarea fácil. Al fin y al cabo, cada tipo de vehículo es diferente, con sus respectivas ventajas e inconvenientes.

Comprar un VE o un híbrido

Los híbridos y los VE son, en general, opciones más caras que los coches tradicionales. Pero la ventaja es que cada opción puede ayudarte a ahorrar algo de dinero en tus gastos generales de funcionamiento, sobre todo cuando los precios son tan altos que necesitas estudiar cómo encontrar gasolina barata.

Decidir si debes comprar un VE o un híbrido es más fácil si sabe lo que son y si se ajustan a tus circunstancias o no. Esto es lo que necesitas saber.

Un coche eléctrico es exactamente lo que su nombre indica: lo único que impulsa el coche es un gran paquete de baterías. El tamaño de la batería depende del coche, pero los principios son siempre los mismos. Se enchufa el coche en un Wallbox para recargar la batería, cómo se haría con un smartphone, y la energía almacenada alimenta uno o varios motores eléctricos que hacen girar las ruedas y hacen que el coche se mueva.

Mitsubishi Outlander display

No hay ningún otro combustible, y el único consumible del que hay que preocuparse es el líquido limpiador del parabrisas.

Actualmente hay tres tipos diferentes de vehículos híbridos en la carretera: los híbridos estándar, también conocidos como híbridos completos, los híbridos suaves y los híbridos enchufables. Cada uno de ellos combina, a su manera, los sistemas de propulsión eléctricos y de combustión interna, y por diversas razones, por tanto es importante saber las diferencias entre ellos a la hora de valorar el comprar un VE o un híbrido.

Coches híbridos

Los híbridos completos y los híbridos suaves están propulsados por un motor de combustión interna, y utilizan gasolina o diésel para impulsarlo todo. También cuentan con una batería, un motor eléctrico y un sistema de frenado regenerativo que está diseñado para aliviar la carga del motor. Estos coches utilizan la energía eléctrica para ofrecer un impulso de aceleración, apagar el motor cuando se está reduciendo la velocidad o se está parado, mientras que el frenado regenerativo reduce la velocidad de forma más suave. La principal diferencia entre ambos es que los híbridos completos también pueden circular con energía eléctrica durante aproximadamente un kilómetro y medio. Los sistemas híbridos suaves no son lo suficientemente potentes como para ofrecer esto.

Hibrido enchufable

Un híbrido enchufable suele mantener las dos transmisiones separadas, permitiéndole conducir utilizando energía eléctrica o gasolina. Los híbridos enchufables tienen una autonomía eléctrica mucho mayor que un híbrido completo, aunque no tanto como la gran mayoría de los coches eléctricos, y sólo se recargan cuando están enchufados. Sin embargo, el motor puede entrar en acción cuando se queda sin batería.

La principal ventaja de un híbrido enchufable es el hecho de que puede conducir con energía eléctrica durante una distancia significativa, siendo la mas larga la de 149 kms del Polestar 1. Esto reduce el consumo de gasolina en los viajes cortos, mientras que el motor y el depósito de gasolina te permiten conducir mucho más lejos sin tener que parar a recargar.

Razones para comprar un híbrido

No hay ansiedad de autonomía

La principal ventaja de conducir un híbrido completo o suave es que repostar es tan fácil como llenar el depósito de gasolina. Las gasolineras están por todas partes, después de todo, y el proceso es más rápido que tener que enchufar y recargar.

Aunque no se ha renunciado a la gasolina, el sistema híbrido es una forma de mejorar el kilometraje de la gasolina. El sistema eléctrico es capaz de ayudar al motor, éste no tiene que trabajar tanto, lo que reduce la cantidad de gasolina que usas en el proceso. Los híbridos completos pueden incluso recorrer distancias cortas utilizando la energía eléctrica por sí mismos, ahorrando el combustible para cuando realmente se necesita.

Todo esto significa que no tienes que preocuparte por la “ansiedad de la autonomía” de la que tanto has oído hablar. Tendrás que repostar antes de vaciar el depósito, pero la amplia disponibilidad de estaciones de servicio significa que no necesitarás encontrar cargadores de coches eléctricos cerca de ti. Tampoco tendrás que aprender cuánto tiempo se tarda en cargar un coche eléctrico.

No siempre se necesita un cargador independiente

Los híbridos completos y suaves no necesitan estar enchufados, sino que recargan la batería utilizando la energía del motor y el sistema de frenado regenerativo. Hay una razón por la que algunos fabricantes de automóviles utilizan el término “híbrido autocargable”. Aunque pueda parecer poco escrupuloso utilizar esa frase, no es inexacta.

Los híbridos enchufables necesitan conectarse, pero una vez que la batería se agota, el coche recurre automáticamente al motor para seguir funcionando. Aunque la batería no servirá de mucho hasta que puedas volver a enchufar el coche, el motor se encargará de seguir funcionando como si se tratara de un híbrido normal.

Hibrido enchufable

Sin embargo, los híbridos enchufables tienen esa configuración única en la que pueden funcionar de forma independiente como un vehículo eléctrico y un coche tradicional. Conducir sólo con energía eléctrica puede ahorrar mucho más dinero en gasolina que otros híbridos. Sin embargo, los híbridos enchufables tienen fama de ofrecer un peor rendimiento de la gasolina, debido a que tienen que cargar con una pesada batería. Y cuanto más grande sea la batería y más autonomía pueda ofrecer, peor será.

Son más baratos que los vehículos eléctricos

La otra ventaja es el coste. Los vehículos eléctricos pueden ser bastante caros, incluso en el extremo más barato del espectro. Aunque los híbridos son más caros que sus homólogos no híbridos, están más cerca de los modelos no híbridos. Los híbridos suaves son los más parecidos y, por tanto, los más baratos, seguidos de los híbridos completos y los híbridos enchufables.

Siguen teniendo derecho a ayudas

Algunos híbridos enchufables también pueden beneficiarse de las ayudas para vehículos eléctricos en España como el plan MOVES III.

Razones para adquirir un VE

Ya no tienes que comprar gasolina

El beneficio inmediato de conducir un VE es que ya no estás en deuda con el precio de la gasolina. Los precios están en niveles insanos ahora mismo, con una media nacional de más de 1,80 euros por litro. Aunque los precios de la energía también son bastante altos, la electricidad sigue siendo, de media, bastante más barata que una cantidad equivalente de gasolina.

Además, no tener gasolina significa no tener emisiones, lo que te hará sentir un poco mejor sobre tu impacto en el medio ambiente.

Menores costes de mantenimiento

Los vehículos eléctricos también requieren menos mantenimiento regular. No es necesario cambiar el aceite, por ejemplo, y la naturaleza más sencilla de un motor eléctrico, comparada con la multitud de piezas móviles de un motor, significa que hay menos cosas que pueden fallar. Aunque el coste de las reparaciones de los vehículos eléctricos puede acabar costando más, según algunas investigaciones, el hecho de necesitar menos trabajo puede suponer un ahorro a largo plazo.

Mustang Mach-E

Son más rápidos y silenciosos

Pero si no se trata de dinero, hay muchas otras razones para conducir un vehículo eléctrico en lugar de uno con motor de gasolina. Los beneficios incluyen una marcha casi silenciosa, una mejor aceleración en el acto gracias al par motor instantáneo y unos interiores más espaciosos. A pesar del tamaño de la batería, el tamaño relativamente pequeño de las mecánicas de los VE permite disfrutar de más espacio interior que un coche de gasolina o un híbrido de tamaño similar.

En algunos casos, las baterías de los VE están integradas en la estructura del coche y ayudan a reforzar el chasis contra las colisiones.

¿Debes comprar un VE o un híbrido? El resultado final

La decisión de comprar un VE o un híbrido depende de tus circunstancias. En todos los casos puedes reducir el consumo total de gasolina y obtener una mejor experiencia de conducción en el proceso. Pero no todas las opciones son las adecuadas.

Si no tienes acceso a poder instalar un cargador en tu parking, un coche enchufable no te servirá de mucho. Pero si el precio de la gasolina te afecta mucho a la cartera, un híbrido suave o completo no va a cambiar el hecho de que tendrás que seguir comprando gasolina con bastante regularidad.

Los híbridos suaves suelen ser la opción más barata, pero no tienen tanto potencial de ahorro de gasolina. Los vehículos eléctricos, que no utilizan nada de gasolina, son los que ofrecen un mayor potencial de ahorro, pero son comparativamente más caros de adquirir. Sin embargo, el ahorro de combustible dependerá de dónde se recargue y de cuánto cueste.

El coste de entrada de los híbridos puede ser menor que el de un coche eléctrico, pero lo pagarás a largo plazo, especialmente si los precios siguen subiendo. Pero eso también sería cierto si no hicieras nada, y en el caso de un híbrido al menos tienes más posibilidades de reducir tu consumo de combustible.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola, 👋 ¿Podemos ayudarte?