Síguenos

Cómo funciona un vehículo eléctrico
30Nov, 21 30/11/2021Coches Eléctricos

Los vehículos eléctricos (VE) son más fáciles de mantener y su funcionamiento es más barato que el de los vehículos convencionales. Debido a cómo funciona un vehículo eléctrico, tienen menos probabilidades de requerir reparaciones, y los propietarios ahorran miles de euros en combustible y servicios de taller debido al motor eléctrico de alta eficiencia, la recuperación de energía a través del frenado regenerativo y el bajo mantenimiento requerido.

La batería, el corazón del VE

La batería es el corazón del VE y constituye el valor residual del vehículo, la batería es cara de sustituir, y la autonomía del VE depende de su capacidad y nivel de salud. Las baterías pierden su autonomía capacitiva inicial cada año, y el ritmo al que se produce esta pérdida depende principalmente de las condiciones de almacenamiento, el estilo de conducción y los esquemas de carga aplicados a la batería.

La capacidad de vida de la batería puede sufrir alteraciones cuando no se utiliza durante demasiado tiempo, especialmente si se deja descargada en un garaje o, lo que es peor, bajo el sol abrasador o a baja temperatura en la calle. Cargar la batería a tope cada vez y recargarla con frecuencia en carga ultrarrápida a través de cargadores CC la degradará más rápidamente. Cuando sea posible, considera una recarga que vaya del 20 al 80% ya que mejorara la longevidad de la batería. Sin embargo, no siempre es posible, ya que lo óptimo para los viajes largos es cargar la batería al 100% y conducir hasta que casi se agote.

Antes de comprar, deberas conocer cómo funciona un vehículo eléctrico y como se adaptara a tus hábitos diarios ya que te permitirá analizar tu autonomía y elegir la capacidad de la batería en consecuencia. La buena noticia es que las baterías de los VE suelen durar más de 10 años en condiciones normales de conducción y, en la mayoría de los casos, se podrá seguir conduciendo el coche como siempre, pero con un poco menos de autonomía.

La mayoría de los vehículos eléctricos utilizan ventiladores, refrigerantes y refrigeradores para evitar que las baterías se sobrecalienten, por término medio, la revisión del refrigerante se realiza cada 80.000 km o cada cinco años. Sin embargo, lo mejor es consultar el manual del propietario del VE para comprobar la frecuencia de cambio o reposición de cualquier refrigerante en el sistema del VE.

Cómo funciona un vehículo eléctrico, sistema de frenado

Normalmente, un VE utiliza una combinación de sistema de frenado regenerativo y de fricción convencional. El frenado regenerativo permite que el VE funcione con lo que se denomina conducción a un solo pedal. Al pisar el pedal del acelerador, el VE acelera, mientras que al soltar el pedal, el vehículo se desacelera debido a un par de frenado similar al del motor de un vehículo equipado con un motor de combustión convencional. Cuando el VE frena, el motor pasa al modo generador y la energía cinética del vehículo se convierte de nuevo en energía eléctrica, recargando así el paquete de baterías. La sección hidráulica del sistema de frenado no se utiliza con tanta frecuencia como en un vehículo de gasolina, pero hay que seguir cuidando las pastillas de freno, y aunque las pastillas y los discos suelen durar mucho más, el líquido de frenos debe sustituirse de vez en cuando debido a que el líquido hidráulico es higroscópico, por lo que absorbe la humedad del aire y pierde facultades.


La cantidad de energía recuperada depende de los diferentes estilos de conducción y, junto con los ajustes de frenado regenerativo, es difícil dar una cifra exacta de cuándo hay que sustituir las pastillas de freno. Por lo tanto, cuando se conduce un VE, es muy común hacer que las pastillas de freno duren suficiente y no sea necesario sustituirlas nunca. Por término medio, el líquido de frenos debe cambiarse cada 50.000 km o cada cinco años, lo que ocurra primero.

Cómo funciona un vehículo eléctrico, neumáticos

Al igual que en otros vehículos, él VE utiliza los mismos tipos de ruedas. Es necesario comprobar regularmente la presión de aire de los neumáticos y equilibrar y alinear las ruedas. El peso considerable del VE, combinado con la aceleración adicional debida a la potencia y el par instantáneos que proporciona el motor eléctrico, hará que los neumáticos deban sustituirse con más frecuencia que en un vehículo convencional. Además, se recomienda la rotación de los neumáticos cada 10.000 km. Una forma segura es comprar neumáticos de repuesto específicamente diseñados para VE, que generalmente aportan menos fricción de rodadura, son más silenciosos y duran más que los tradicionales, pero aun así, el mantenimiento regular de los neumáticos seguirá siendo un servicio esencial para el VE.

Cómo funciona un vehículo eléctrico, motor

Los distintos VE utilizan diferentes tipos de motores eléctricos, pero el más común es el motor de inducción de CA. Por lo general, el rendimiento del motor eléctrico es muy eficiente, y su esperanza de vida oscila entre 15 y más de 20 años. Sin embargo, diversos factores, como las fluctuaciones inesperadas de la carga, de ahi nuestra recomendación de usar un Wallbox como medio para recargar el vehículo en casa o en el parking alargara la vida util de la batería.

El suministro de energía de entrada y diferentes factores ambientales como la humedad y la temperatura, pueden influir en el rendimiento de un motor eléctrico. Una tensión reducida suministrada por la batería puede provocar una sobrecorriente para mantener el par, dañando el motor eléctrico y/o su variador de velocidad.

Los motores eléctricos se estropearán más rápido de lo previsto si la contaminación por productos químicos o partículas extrañas como la suciedad y los restos de polvo quedan atrapados en su interior, dañando los rodamientos de bolas de forma que se produzcan altos niveles de desgaste y vibración. El sistema de refrigeración y el disipador de calor del motor eléctrico y del variador de velocidad deben ser revisados a tiempo, ya que pueden estar limitando la capacidad del motor para regular la temperatura, haciendo que el motor sea menos eficiente, lo que provoca un sobrecalentamiento y puede causar un cortocircuito en los bobinados debido a un fallo de aislamiento.

El motor de combustión interna convencional puede tener hasta 2.000 piezas móviles, mientras que el tren motriz de un VE puede funcionar con sólo 20 piezas. El par continuo generado por el motor eléctrico contribuye a que muchos VE tengan un solo juego de engranajes para impulsar las ruedas.

Menos piezas móviles significan menos probabilidad de problemas mecánicos. Por otro lado, los VE contienen una costosa batería, un motor eléctrico y un variador de velocidad con complejos componentes eléctricos y electrónicos.

Uno podría alegrarse de saber que los VE no necesitan cambios de aceite y no se preocupan por las bujías o los cambios de correa de distribución. Es una ventaja considerable que las partes de fricción del VE sean mucho más vivas que en los vehículos con motor de combustión, ya que la mayor parte del frenado se realiza por el arrastre generado por la recuperación de energía, lo que hace que el vehículo eléctrico sea muy eficiente y cómodo.

La sencillez de cómo funciona un vehículo eléctrico aporta muchos beneficios a los conductores al margen del sentimiento eco-friendly y la apuesta por un futuro mas limpio y sostenible.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola, 👋 ¿Podemos ayudarte?