Síguenos

pasarse al vehículo eléctrico
31Mar, 22 31/03/2022Coches Eléctricos

Hasta hace poco, los vehículos eléctricos eran inasequibles para la mayoría de los conductores, con precios un 37% más altos que los modelos de gasolina o diésel.
Pero con los precios en los surtidores acercándose a los 2€ por litro de gasolina, la balanza está cambiando y empieza a cobrar mas sentido pasarse al vehículo eléctrico.

El ahorro de combustible por el cambio asciende a 935 euros al año de media para los conductores de gasolina.

Las nuevas cifras de The Mail on Sunday revelan que el ahorro de combustible por pasarse al vehículo eléctrico ha alcanzado un récord de 935 euros al año de media para los conductores de gasolina y de 885 euros para los de gasóleo.

¿Es la hora de pasarse al vehículo eléctrico?

El ahorro ha crecido en 188 y 198 euros, respectivamente, en el último año, según la empresa de estudios de transporte New Automotive. Mientras que los precios de la electricidad se han disparado, los costes de la gasolina y el gasóleo han subido mucho más rápido.

Esto, junto con otros incentivos y exenciones fiscales, significa que para un número cada vez mayor de conductores puede tener sentido económico asumir el mayor coste inicial de un coche eléctrico a cambio de reducir los costes de funcionamiento diarios y de esta manera pasarse al vehículo eléctrico.

Steve Tigar, director ejecutivo de la empresa de alquiler de coches loveelectric.cars, afirma: “La gente experimenta el dolor de tener que pagar 100 euros para llenar el depósito de su coche, y vuelve a casa para buscar coches eléctricos en Internet.

El mes pasado vimos cómo se disparaba el interés por este tipo de coches, ya que los precios de la gasolina habían subido mucho. El coste inicial de 40.000 o 50.000 euros significa que los coches eléctricos están fuera del alcance de la mayoría de los hogares. Sin embargo, hay formas de reducir los costes y el ahorro diario es cada vez más atractivo para las personas que piensan en pasarse al vehículo eléctrico”.

La falta de acceso a los puntos de recarga ha sido un obstáculo para que muchos conductores se pasen a los eléctricos. Sin embargo, gracias a los nuevos fondos Next Generation y a la nueva política de renovables se establecerá un nuevo objetivo fomentando el uso del vehículo eléctrico.

Ayudas del gobierno para pasarse al vehículo eléctrico

Aunque se está reduciendo, sigue habiendo una importante “prima verde” para los coches eléctricos. No sólo los coches eléctricos nuevos son un tercio mas caros, sino que los de segunda mano también suelen ser 9000 euros más caros de media, según Auto Trader.

Además, el número de modelos con un precio inferior a 24.000 euros se redujo de 11 en 2020 a sólo tres el año pasado, revela el mercado de coches.

Sin embargo, el Gobierno quiere animar a los conductores hacia opciones más ecológicas, por lo que hay varios incentivos disponibles para fomentar que los compradores valoren pasarse al vehículo eléctrico.

Los coches eléctricos no pagan el impuesto de matriculación, lo que supone un ahorro de 155 euros al año. Además, hay subvenciones de hasta 4.500 euros en el precio de compra de algunos coches eléctricos.

Volkswagen ID.3

El Plan MOVES III de infraestructuras de recarga ofrece una ayuda de hasta el 80% del coste de la instalación de un punto de recarga en la vivienda o parking comunitario.

Tampoco se limitara el acceso a las grandes ciudades o se grabaran con impuestos de emisiones de co2.

Los costes de la electricidad están aumentando debido a la subida de los precios al por mayor. Sin embargo, las tarifas para los usuarios de coches eléctricos que ofrecen muchas comercializadoras cuando se cargan por la noche, siguen siendo competitivas.

Para conseguir una recarga nocturna barata con una tarifa doméstica, hay que poder cargar el coche en casa.

Si se paga por las recargas en los puntos de recarga públicos, los costes son mayores y varían mucho, aun así tiene sentido pasarse al vehículo eléctrico.

¿Se puede evitar el coste inicial?

Para la mayoría de los conductores, el desembolso inicial es el mayor obstáculo para pasarse al vehículo eléctrico. Para evitarlo, una opción es alquilar un coche eléctrico. Tendrás que devolver el vehículo o pagar el saldo al final del plazo de arrendamiento. Lo bueno es que sólo pagas un coste mensual por conducirlo. Muchos servicios de leasing incluyen los costes de seguro y mantenimiento, por lo que te evitas un montón de cargos extra.

Una desgravación fiscal poco conocida puede ayudar a reducir aún más los costes, en algunos casos casi a la mitad.

Enchufarse ahorra 60 euros al mes

Mucha gente prefiere la sensación de conducir un coche de gasolina a la de un coche eléctrico. Pero, cuando se dan cuenta de que se gastan más de 100 euros a la semana en combustible, deciden valorar la compra de un vehículo eléctrico. Algo que según los cálculos permite el ahorro mensual de 60€.

¿Debe comprar de segunda mano?

Hasta hace poco, el mercado de segunda mano de coches eléctricos era reducido. Pero Ben Nelmes, de New Automotive, cree que esto va a cambiar este año.

Dice: “La mayoría de los coches eléctricos hasta la fecha han sido comprados por flotas comerciales y fue alrededor de 2020 cuando vimos un enorme crecimiento en el número de coches eléctricos que estaban comprando.

Las flotas comerciales suelen tener los coches durante dos años. Así que, sobre esta base, esperamos que esos coches pasen pronto al mercado de segunda mano. Esto dará un impulso al mercado de segunda mano”.

Ventajas y desventajas de los coches eléctricos

Nelmes afirma que, en el pasado, los conductores podían recelar de la compra de un coche eléctrico de segunda mano por si la capacidad de la batería se veía mermada.

Pero los estudios demuestran que las baterías de los coches actuales suelen conservar el 95% de su capacidad después de recorrer 100.000 kilómetros.

¿Podrían bajar aún más los precios?

Ben Foulser, responsable de movilidad futura de la consultora de gestión KPMG, cree que el precio de compra de los coches eléctricos debería igualar al de los de gasolina y diésel en 2025 porque el precio de las baterías -el componente más caro- está bajando.

Además, las fábricas están aumentando su producción para cumplir con la prohibición de vender nuevos coches de gasolina y diésel en 2030, lo que genera economías de escala.

Sin embargo, a medida que los precios caen, es posible que se retiren las subvenciones para fomentar el cambio a la electricidad, advierte.

Las ventajas de los coches eléctricos de empresa podrían reducirse, ya que el Gobierno fomenta el uso del transporte público, los desplazamientos a pie y la bicicleta”.

Los problemas de la cadena de suministro también podrían provocar precios más altos y retrasos en algunos modelos. Pudimos ser testigos de esto a principios de este mes, ya que Tesla subió los precios en España de su Model 3.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola, 👋 ¿Podemos ayudarte?