Síguenos
mitos sobre los vehículos eléctricos
24Jun, 22 24/06/2022Coches Eléctricos

Es sorprendente la persistencia de algunos mitos sobre los vehículos eléctricos. Aunque algunos de ellos están desapareciendo (los VE no tienen autonomía, los VE son tan potentes y emocionantes como un buggy de golf), otros se niegan a morir.

Tras haber respondido a las mismas preguntas en diferentes contextos, he decidido elaborar una lista con los diez principales mitos sobre los vehículos eléctricos que merecen desaparecer, con la esperanza (probablemente vana) de que, si proporciono un conjunto de respuestas sencillas, no tendré que volver a responder a estos mitos.

Todos ellos han sido tratados exhaustivamente en múltiples ocasiones en artículos científicos, informes económicos e informes gubernamentales. Por lo tanto, al menos en lo que respecta a esta lista, ¡es hora de seguir adelante!

recarga de coches eléctricos bidireccional

Mitos sobre los vehículos eléctricos:

Los vehículos eléctricos son “sucios” y producen tantas emisiones de dióxido de carbono como un vehículo de gasolina o diesel

Realidad: En casi todo el mundo, los vehículos eléctricos que se cargan únicamente con la red eléctrica producen menos emisiones de gases de efecto invernadero que los vehículos de gasolina o diésel equivalentes. A medida que la red se vuelve más “verde”, también lo hacen los vehículos eléctricos.

Explicación: Algunas personas cometen el error de comparar las cifras de emisiones de CO2 de las pegatinas en el parabrisas de los coches nuevos de gasolina/diésel con las cifras de emisiones del uso de la electricidad de los VE, pero no se trata de una comparación de manzanas con manzanas.

Las pegatinas en el parabrisas de los coches de gasolina/diésel sólo muestran las emisiones directas del combustible quemado. No incluyen las emisiones debidas a la extracción, el refinado, el transporte y la entrega del combustible al coche.

Los datos de las emisiones de los vehículos eléctricos suelen incluir muchas más emisiones de la red de distribución, lo que significa que la comparación de ambos no es una verdadera comparación entre los vehículos eléctricos y los motores de combustión interna.

Muchos otros estudios han mostrado resultados similares para las distintas redes eléctricas de todo el mundo.

Además, a medida que las redes se vuelven más ecológicas, también lo hacen los vehículos eléctricos. 

Mitos sobre los vehículos eléctricos:

La red no puede soportar un aumento de la carga de los vehículos eléctricos.

Realidad: Los vehículos eléctricos no añaden una gran cantidad de demanda a la red. La cifra aproximada que se maneja es que un parque de vehículos eléctricos al 100% añadiría un 10% a la demanda total de electricidad. Muchas autoridades de suministro de todo el mundo han declarado que están preparadas y son capaces de absorber la demanda de los vehículos eléctricos a medida que crece y están planificando adiciones y cambios en el sistema a medida que se necesitan.

Explicación: Los estudios realizados en todo el mundo demuestran que (en general) las redes podrán hacer frente cómodamente al crecimiento de la demanda de vehículos eléctricos. Además, dado que los vehículos eléctricos no se impondrán repentinamente, con una planificación adecuada, cualquier cambio local en la red y su gestión puede llevarse a cabo mucho antes de que sea necesario.

Esto es especialmente cierto cuando los vehículos eléctricos pueden ser selectivamente “gestionados por la demanda” para cargar a un ritmo más lento durante un período de tiempo más largo o durante las horas de menor demanda. En este caso, se ha sugerido que una flota completa de vehículos eléctricos añadiría alrededor del 10% a la demanda total de electricidad.

Por otro lado, los vehículos eléctricos de pila de combustible (FCEV o “coches de hidrógeno”) utilizan de 3 a 5 veces más electricidad para crear el hidrógeno, transportarlo al punto de entrega y mover el coche que para cargar directamente un BEV para cubrir la misma distancia.

Esto significa que una economía de coches de hidrógeno al 100% necesitaría de 3 a 5 veces la capacidad de generación de electricidad para el transporte de energía que una economía de transporte de BEV.

Sin una red eléctrica mucho más grande y totalmente renovable, los FCEVs definitivamente supondrían una carga para la infraestructura eléctrica existente, así como un aumento significativo de las emisiones de carbono procedentes de la generación de electricidad.

Mitos sobre los vehículos eléctricos:

Las baterías de los VE no pueden reciclarse

Realidad: Las baterías de los vehículos eléctricos tienen una larga vida útil y pueden reutilizarse varias veces antes de ser recicladas. Cuando se reciclan, se puede extraer y reutilizar entre el 95 y el 98% de los materiales.

Explicación: En realidad, la respuesta se divide en tres partes:

Las baterías de los vehículos eléctricos no mueren cuando llegan al final de su vida útil. Se pueden desmontar y las mejores celdas se pueden volver a montar y vender como paquetes de baterías de vehículos reacondicionados.

Las celdas que aún están bien, pero no son aptas para el uso en vehículos, pueden reutilizarse en sistemas de almacenamiento de baterías y tener otros 8 a 15 años de vida.

Una vez que una célula llega al final de su vida útil, los últimos avances en el diseño de células y la extracción de componentes permiten reciclar al menos el 98% de la batería.

Batería del Tesla Model 3

Mitos sobre los vehículos eléctricos:

Las baterías de los vehículos eléctricos no duran

Realidad: Simplemente no es cierto.

Explicación: Este es probablemente el más difícil de desmentir, ya que todos estamos acostumbrados a la corta duración de las baterías de litio de nuestros teléfonos.

Sin embargo, en comparación con nuestros teléfonos, las baterías de los vehículos eléctricos están mejor construidas, utilizan mejores sistemas de carga y tienen todos los aspectos de su carga y uso constantemente monitorizados y controlados -incluyendo la incorporación de sistemas de gestión de la temperatura que pueden calentar o enfriar la batería para asegurar que siempre permanezca dentro de su rango de temperatura óptimo.

Los estudios sobre los Tesla Model S y Model X más antiguos han demostrado que la pérdida de autonomía de la batería es muy lenta con el tiempo. (Una media de algo menos del 10% de degradación de la batería tras más de 250.000 km). Otros estudios sugieren que muchas baterías de vehículos eléctricos durarán más que la vida del coche.

Mitos sobre los vehículos eléctricos:

La sustitución de las baterías de los VE cuesta más que el coche

Realidad: Como he dicho en mi respuesta al mito 4, no es necesario sustituir muchas baterías de vehículos eléctricos. Las que lo hacen suelen estar en garantía. Los precios de las baterías están bajando rápidamente, así que lo que parece caro ahora será mucho más barato si hay que sustituirlas dentro de 10 años o más.

Explicación: Las garantías de las baterías de los vehículos eléctricos suelen ser de unos 8 años y para un mínimo del 70% restante en ese momento. Si una batería cae por debajo de este umbral antes de que expire la garantía, se sustituye en garantía.

En el caso de las baterías que pierden la suficiente autonomía como para tener que ser sustituidas después de que expire la garantía, los precios de las baterías ya han bajado de más de 976 euros por kWh en 2011 a menos de 115 euros en la actualidad, y siguen bajando. Para 2024 se espera que sean 88 euros y que sigan bajando.

Esto sugiere que, en torno a 2030, una batería nueva de 64 kWh para un Hyundai Kona (que actualmente ronda los 26.000 euros) podría costar unos 8.000 euros nueva …. y los precios de las baterías reacondicionadas podrían ser la mitad.

Además, dado que la primera generación de vehículos eléctricos con poca autonomía está llegando a un número suficiente de sustituciones de baterías, hay suficientes oportunidades para que nuevas empresas intervengan y ofrezcan baterías de sustitución más grandes y/o mejores que las originales.

Aunque estas mejoras de las baterías en el mercado secundario todavía son difíciles de conseguir aquí en España, esta tendencia debería extenderse en el futuro a medida que más y más vehículos eléctricos lleguen a las carreteras españolas.

Mitos sobre los vehículos eléctricos:

Los VE se fabrican con minerales contaminantes extraídos por niños

Realidad: El mineral relacionado con los VE que presenta este problema es el cobalto procedente de la República Democrática del Congo. Sin embargo, el cobalto se está reduciendo o eliminando de las baterías de los vehículos eléctricos. En cuanto al cobalto restante, los fabricantes de vehículos eléctricos se esfuerzan por obtenerlo de minas que garanticen unas normas laborales éticas y utilicen métodos de extracción respetuosos con el medio ambiente.

Explicación: Recuerda que para cualquier producto que compremos debemos ser conscientes de las prácticas medioambientales y laborales que conlleva su fabricación. Siempre debemos esforzarnos por asegurarnos de que compramos productos de fabricantes que actúan como buenos ciudadanos corporativos.

Por ejemplo, Tesla, Volvo y BMW (por nombrar sólo tres) han tomado medidas concretas para obtener sus minerales de fabricación (especialmente el cobalto) sólo de minas que garantizan normas laborales éticas y utilizan métodos de extracción ambientalmente responsables.

Además, Tesla, VW y Renault se esfuerzan por garantizar que se establezcan sistemas adecuados de refabricación, reutilización y reciclado de las baterías de los vehículos al final de su vida útil. La conclusión es que depende de nosotros presionar a todos los fabricantes y proveedores, no sólo a los de vehículos eléctricos, para que limpien sus actos.

Mitos sobre los vehículos eléctricos:

No hay suficientes puntos de recarga públicos

Realidad: La recarga de vehículos eléctricos no sigue el antiguo modelo de estación de servicio centralizada. Entre el 80 y el 90% de la recarga de vehículos eléctricos se realiza en el propio destino. Necesitamos algunos puntos de recarga públicos, pero no tantos como los que ofrece el modelo actual de estaciones de servicio.

Explicación: La realidad es que no es necesario que haya tantos puntos de recarga públicos como los de las gasolineras para satisfacer las futuras necesidades de recarga de los vehículos eléctricos. Por otro lado, las que necesitaremos ya se están desplegando como una red nacional en desarrollo de estaciones de carga rápida de corriente continua, con muchas más por venir.

Actualmente es fácil viajar en un coche puramente eléctrico al ritmo de uno de gasolina/diesel entre las principales ciudades, además de muchas zonas del interior y regionales.

Dado que la recarga se realiza principalmente en el lugar de destino cuando se aparca el coche, también se puede acceder fácilmente a las zonas que están más allá de la red existente.

De hecho, España ya cuenta con suficientes puntos de recarga de corriente continua a una distancia media de 120 km (con planes para reducirla a 60-80 km en un futuro próximo), lo que significa que ya es fácil viajar a cualquier parte con un coche puramente eléctrico. A medida que las redes de CC se vayan ampliando, se repetirá una situación similar en el resto del país.

cargadores rápidos para vehículos eléctricos

Mitos sobre los vehículos eléctricos:

Los BEV no pueden remolcar

Realidad: Los BEVs generalmente son buenos vehículos de remolque y tienen muchas ventajas de remolque sobre los vehículos ICE. Desgraciadamente, los fabricantes no calificaban muchos BEVs para remolcar, pero esto está cambiando.

Explicación: Los BEVs tienen un par motor mucho mejor en el arranque que cualquier vehículo ICE. Esto los hace potencialmente muy buenos vehículos de remolque. Muchos de los próximos vehículos utilitarios y SUV vendrán con una capacidad de remolque líder en su clase. Ha sido una pena que hasta ahora los fabricantes de BEV hayan sido reacios a calificar sus vehículos en cuanto a su capacidad de remolque, o que sólo les hayan dado calificaciones bajas.

Afortunadamente, este problema se está abordando en la última “cosecha” de vehículos eléctricos que se están lanzando al mercado.

remolcar con un coche eléctrico o un híbrido

Mitos sobre los vehículos eléctricos:

Los VE se incendian mucho

Realidad: Se incendian mucho menos que los vehículos con motor de combustión interna. También tardan más en incendiarse, lo que permite a los pasajeros tener más tiempo para escapar.

Explicación: Los vehículos eléctricos son el nuevo chico del barrio, por lo que cualquier incidente es noticia. Los incendios de vehículos eléctricos, en particular, fueron noticia hace un par de años, pero ahora las estadísticas lo demuestran, un estudio reciente sobre los incendios de vehículos en EE.UU. realizado por la compañía de seguros AutoinsuranceEZ.com reveló lo siguiente

Vehículos híbridos: 3.474 incendios por cada 100.000 ventas

Vehículos de gasolina: 1.529 incendios por cada 100.000 ventas

Vehículos eléctricos: 25 incendios por cada 100.000 ventas

De hecho, si vas a comprar un coche basándote únicamente en el riesgo de incendio, las estadísticas sugieren que deberías comprar un VE.

Además, los incendios de las baterías de los vehículos eléctricos tardan en iniciarse, por lo que es más fácil escapar a tiempo de un incendio en un vehículo eléctrico que de un incendio de gasolina. El principal problema de los incendios de vehículos eléctricos es que son diferentes a los de gasolina, gasóleo o GLP. (Hay que tener en cuenta que cada uno de ellos también es diferente).

Los incendios de baterías de vehículos eléctricos pueden ser más difíciles de apagar y pueden requerir extintores especiales o grandes cantidades de agua. Por lo tanto, si se produce un incendio en un vehículo eléctrico asegúrate de que los transeúntes permanezcan a favor del viento y espera al camión de bomberos.

Mitos sobre los vehículos eléctricos:

Durante la vida útil de un VE, la fabricación de un coche eléctrico consume más energía que la de los vehículos con motor de combustión interna.

Realidad: Incorrecto. En general, el periodo de amortización de la fabricación de un VE en comparación con las emisiones de los vehículos de gasolina/diésel durante el mismo periodo es de entre 6 y 24 meses de conducción media (dependiendo del nivel de combustibles fósiles que se utilicen para alimentar la red de la que se carga el VE y de la distancia que se conduzca). Además, a medida que la red se vuelve más ecológica, el periodo de amortización se acorta.

Explicación: Es sorprendente la cantidad de veces que se ha tratado este tema, y cada vez se demuestra que los vehículos eléctricos ya son más ecológicos, incluso si se incluyen las emisiones de CO2 totales. En EE.UU., un informe de la Union of Concerned Scientists dio la cifra de 6 a 16 meses de conducción media para amortizar las emisiones de fabricación de un VE.

En Europa, el Consejo Internacional de Transporte Limpio (ICCT) ha dado la cifra de unos 2 años.

Para mostrar cómo este periodo de amortización se acorta a medida que la red se descarboniza, a continuación se muestra un gráfico extraído de un estudio del Reino Unido. Muestra la reducción en gramos de CO2/km a medida que la red se abastece cada vez más de fuentes de energía renovables:

periodo de amortizacion vehiculo electrico

Muchas veces el desconocimiento y la desinformación generan mitos y los alimentan, siempre recomiendo informarse bien y no caer en la trampa de los intereses de algunos para desprestigiar los avances tecnologicos.

Hay muchos intereses económicos para no abandonar los combustibles fósiles y debemos tener en cuenta que el motor de combustion hace ya muchos años que esta desfasado.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola, 👋 ¿Podemos ayudarte?